Ayuno intermitente. ¿Es una opción para la diabetes?

 en Teorizando con Sacarino

Ayuno intermitente y diabetes. Me lo han pedido hasta la saciedad. Y yo como chica mala he dejado todas las sugerencias en doble check azul.

Bromas aparte, es un tema totalmente nuevo para mi y por tanto necesitaba estar bien centrado y preparado para leer mucho y sintetizar lo necesario. Lo necesario para dar una respuesta de una vez por todas. Y es que si hay cosas que crean controversia en este mundo dulce; la de la relación ayuno y diabetes se corona en el top 3.

Sin más dilación, canción y al lío.

 

¿Qué es el ayuno y como se clasifica?

Creo que nadie estaba malo el día que dieron la clase sobre el ayuno. Pero si nos vamos a una definición general, lo entenderíamos por lo siguiente:

Se llama ayuno al acto de abstenerse total o parcialmente de comer o beber,​ a veces por un período de tiempo.

Pero como todo en esta vida, la cosa se complica cuando empiezas a indagar en ello. Y es que el ayuno va mucho más allá que una simple definición:

Se trata de un proceso evolutivo en el tiempo, que no se estanca y que desencadena una serie de factores adaptativos donde entran hormonas y procedimientos metabólicos. Todo con el fin de que no nos vayamos al garete demasiado rápido.

Aunque ya hablé en mi anterior entrada (sobre cetosis y cetoacidosis diabética), de como discurría el ayuno por sus diferentes fases; permíteme que haga un brevísimo resumen:

  • Primeras 24h-48h: Consumo de toda la glucosa (tanto circulante como la que almacena el hígado). Caída de glucemia e insulina. Subida de glucagón. Se comienza a destruir un poquito de proteína y un muchito de grasa (todo ello englobado en la neoglucogénesis hepática y el Ciclo de Krebs).
  • A partir del tercer día y hasta los 40 días (aproximadamente): Se ahorra proteína y se frena el Ciclo de Krebs. Comienza a utilizarse más y más cantidad de cuerpos cetónicos (al principio por regiones como el corazón). A medida que pasan las semanas, el cerebro comienza a utilizar más y más cantidad de estas.
  • A partir de los 40 días: La cosa se pone fea. Comienza el gasto de proteínas y el riesgo vital para la persona que lo ejerce.

A partir de aquí, viene un dato muy importante de cara a entender todo este complejo mundo:

IMPORTANTE: El ayuno intermitente no clasifica, es un tipo muy concreto de ayuno que se encuentra dentro del grupo de las restricciones alimentarias intermitentes (RAI). Surgen como alternativa a la restricción alimentaria continua (RAC). De base no tocaremos esta ultima ya que considero que es una locura implementarla en una diabetes (sobretodo en una tipo 1).

Un tipo de RAC sería el ayuno total (que teóricamente es una no ingesta durante un mínimo de siete días).

 

Esto ya rompe con lo que muchas webs establecen. Y rompe con la misma idea de «ayuno intermitente y diabetes». No te miento, está siendo un auténtico quebradero de cabeza para mi ya que cada artículo que leo establece las cosas de una manera diferente. Aun así, te dejo una definición que aunque establecida para el ayuno intermitente; define bastante bien las intenciones de una parte del grupo que te enseñaré enseguida:

Variedad de programas que se basan en la regulación del ritmo de las comidas mediante la utilización del ayuno con el fin de mejorar la composición corporal y la salud en general.

¿Curioso verdad? Y es que quiero que no te olvides de este dato: en los diferentes ayunos que te enseñaré no tiene por que existir un consumo calórico reducido o una búsqueda de pérdida de peso. Digamos que en muchas ocasiones, este tipo de ayuno busca quitar comidas y ampliar tiempos sin ingesta (sin que esto implique tocar la cantidad total que metemos). Es más, muchas veces están metidos dentro de procesos religiosos (como el famoso Ramadán).

Otro tema que comento (aunque creo que es evidente), es que en el ayuno se admite la ingesta de agua, te y café.

Iniciando la aventura del ayuno... Clic para tuitear

Y para ir cerrando el circulo, déjame que te cuente que tipo de RAI nos podemos encontrar (no sin antes decirte que es difícil hacer una clasificación estandarizada ya que esto es un puñetero mundo):

  • Ayuno en días alternos: Como su nombre indica, se rotan días donde comes normal con días que haces una comida diaria. En este caso se hacen uno o dos días a la semana de ayuno. Generalmente se indica que los días que «ayunas», la ingesta sea nula o bien no superior al 25%-30% de las calorías que tomarías un día normal. Este es el que propiamente se considera como ayuno intermitente o AII. Cambien el método «Eat-stop-eat» se basa en ello.
  • Día de ayuno alterado (DAA): Alternar un día de ayuno total con otro de ingesta normal en periodos que van de una a diez semanas. Dada la dificultad que puede suponer, hay una variante modificada (DAAM), que permite ingerir en torno a un 25% de las calorías que tomarías en un día normal.
  • Dieta que imita al ayuno (DIA). Consumir en torno a un 25-50% de las calorías de un día normal durante 5 días consecutivos al mes.
  • Ayunos religiosos:
  1. Ramadán. Ya sabes de esta practica de la cultura musulmana. El ramadán se desarrolla en el octavo mes de su calendario lunar. Es una práctica que cambia completamente la vida del creyente y en este caso; también su alimentación. Implica que la persona no puede comer nada desde que sale el sol hasta que se pone. En occidente este tipo de ayunos lo han definido como «Método un día, una comida». Hablaré más adelante del Ramadán ya que es el tipo de ayuno más estudiado (con diferencia). Por cierto, este año comienza el 6 de mayo y finaliza el 3 de junio.
  2. Cuaresma. El correspondiente a la cultura cristiana. Consiste en hacer una comida diaria (se admite una segunda muy light al desayuno o a la cena en forma de colación). Se añade la prohibición de comer carne. Dura 40 días (desde el miércoles de ceniza al jueves santo).
  • Ayuno de horas o en tiempo restringido (AH):
  1. Ayuno 16/8: 16 horas de ayuno y 8 horas de alimentación.
  2. Variante 20/4: 20 horas de ayuno y 4 horas de alimentación. Se suele dejar la única comida del día para la cena.
  • Y un montón de ayunos a cual más tonto y peculiar (y en los que no me voy a meter):
  1. Ayuno reverso: se basa en el ciclo del sol y el ritmo circadiano. Es un ayuno de 12-15h donde se hace una cena a las 6 de la tarde y un desayuno a las 7 de la mañana. Se basa en la idea de que nuestro organismo está programado biológicamente para estar en «off» en relación al momento del día. Somos nosotros los que lo forzamos con nuestra ingesta excesiva y unas cenas muy tardías.
  2. Ayuno de Buchinger: alternativa que permite consumir zumos de frutas y caldos de verduras. No puede exceder de las 200-400 kcal diarias.
  3. Otros: Ayuno Acordeón o de Michel Odent, mono ayuno, ayuno de arroz, ayuno depurativo, método «Un día, una comida»…

locura de ayunos

¿Has visto que locura de clasificación? Pues me he cortado. Esto te puede hacer ver la dificultad para recomendar científicamente un tipo de ayuno concreto. Hay dietas que se basan en un puñado de estudios y ya van de salvadoras. En otras ocasiones incluyen variaciones tan estúpidas que son prácticamente lo mismo que las principales y se ponen la medallita. Ambos tipos los tenemos que evitar.

Incluso en las más importantes (DIA/DAA y DAAM/AII/AH); es difícil llegar a un consenso común dado aspectos como: las diferencias entre las mismas, la duración de los periodos de restricción alimentaria de los diferentes estudios, el tamaño de la muestra (generalmente reducida), y la falta de grupos control. No obstante y al ser los que más estudios llevan a sus espaldas, al menos nos permiten hipotetizar frente a sus supuestos beneficios.

 

¿Cómo se relaciona los RAI con la diabetes tipo II?

Antes de nada, si no te interesa saber sobre la tipo DM2 y te quieres ir directamente a la DM1; sáltate este punto.

Del campo del tipo 2 hay mucho camino avanzado. Y para hacer un buen resumen te dejo este estudio pinchando aquí.

No se si lo sabías, pero el ayuno ya se recetaba desde tiempos de Hipócrates. Es algo normal: cuando no había ADOs ni insulina; pocas alternativas se ponían sobre la mesa. Es por ello, que era uno de los métodos más celebres para alargar la pobre vida del diabético de la época. Un método que se siguió utilizando hasta bien entrado el siglo pasado.

Volviendo al tema, lo que se ha podido observar es que muchos estudios concuerdan en que mantener un ayuno prolongado mejora sustancialmente aspectos como: reducción de necesidades de insulina, pérdida de peso y glucemia en ayunas. No hay que olvidar que una diabetes tipo II se puede revertir completamente mejorando la alimentación, aumentando el ejercicio físico y perdiendo peso. Por ello es normal que cualquier ayuno que favorezca una cierta restricción calórica va a aportar beneficios.

También son numerosos los estudios que dan luz verde al ayuno como buen aliado a la hora de evitar que te toque la china de la tipo II (te dejo uno por aquí y otro por acá).

Ayuno y diabetes tipo 2 Clic para tuitear

Y ahora quiero hablarte de un estudio muy reciente (2018), y que aunque solo tiene una muestra de 3 pacientes; representa muy bien el tema.

Se partía de tres pacientes tipo 2 de larga evolución (10, 20 y 25 años). Dos de ellos combinaban insulina con ADOs y el restante únicamente insulina.

Se les sometió a un ayuno intermitente que consistía en 3 días a la semana de ayuno (con una ingesta diaria) y resto de días con ingesta normal. A los mismos se les redujo sustancialmente las necesidades de insulina antes de comenzarlo. Les dieron una buena educación y los siguieron estrechamente. Ellos se monitorizaron la glucosa midiéndosela 4 veces al día.

A las tres semanas se vieron los resultados:

  • El más notable fue la eliminación total de las necesidades de insulina. En cuanto a los ADOs, de los dos que los consumían; uno los dejo. La suspensión de insulina ya se comenzó a objetivar al quinto día.
  • Reducción de la HB1AC.
  • No hubo episodios de hipoglucemia.
  • Hubo pérdida de peso y de circunferencia de cintura.

Este estudio no deja de decir algo que ya se sabe de estudios como el DiRECT (estudio donde se generó una remisión completa de la diabetes tipo II en el 46% de una muestra de 149 individuos mediante una dieta hipocalórica de unas 850 kcal diarias durante varios meses). Una perdida de peso por la vía que quieras va a favorecer una mejora en una diabetes tipo II e incluso una remisión completa.

Por tanto, tanto dietas hipocaloricas como los propios ayunos; se muestran como alternativas eficaces e infinitamente más baratas que una cirugía bariátrica. ¿Y si me preguntas con cual de las dos me quedo?

Dentro de lo que funciona hay que hacer rankings en relación a la facilidad de implementación de alternativas. Y sinceramente, entre una medida de restricción calórica como la del estudio DiRECT y un ayuno intermitente que combina días de ayuno restrictivo con días de ingesta normal, me quedo con este último.

Creo que el ayuno intermitente es más fácil de establecer y mantener. Además, crea una transición bastante más saludable y sencilla a la posterior «dieta de mantenimiento» (una vez la persona pierde los kilazos que le sobran). Por último, creo que es una dieta que da menos pie a posibles déficits nutricionales.

 

¿Y qué pasa con la diabetes tipo 1?

Seguramente estés leyendo pendiente de este punto. Y por desgracia tengo que empezar con malas noticias: hay pocos estudios que hablen de la relación ayuno intermitente y diabetes tipo 1.

Aunque de base podemos pensar que un ayuno puede ser arriesgado de hacer y/o difícil de cumplir (temas de hipoglucemia/hiperglucemia con cetoacidosis), un estudio publicado en el Diabetes Medicine (2007); marca una idea bien distinta.

ayuno y diabetes

En el mismo participaron 56 pacientes con DM1. El objetivo principal era conseguir un ayuno de 25h. Se les monitorizó cada dos horas y media (realizando cambios en las necesidades de insulina si era preciso) y se redujeron las necesidades de la misma (dependiendo de si funcionaban con bomba de insulina o con terapia de bolis).

Al finalizar el mismo, 37 de estos pacientes completaron satisfactoriamente el ayuno sin hipoglucemias/hiperglucemias destacables (el 66%). Los otros 19, pararon el ayuno en el momento en que sufrieron una hipoglucemia o tuvieron síntomas de la misma. No hubo diferencias significativas entre usar bomba o bolis. Y a mayor HbA1c y reducción de insulina, más éxito (como es lógico ya que hay menos tendencia a la hipoglucemia).

Al comparar el día de ayuno con otro día normal de referencia, curiosamente la tendencia a la hiperglucemia era más marcada en el día de ayuno (puede que por el desconocimiento y prudencia a la hora de actuar ante esta situación). No hubo diferencias significativas en relación a las hipoglucemias. 

Este estudio lo podemos ampliar con el EPIDIAR (en el que se estudiaba el ayuno religioso asociado a la DM1). Evidentemente el riesgo de hipoglucemia está presente, pero se recalca que es fácilmente solventado reduciendo adecuadamente los niveles de insulina, aumentando la monitorización de la glucosa y resolviendo rápidamente el evento hipoglucémico (suspendiendo el ayuno de ese día).

Además en el mismo se muestra un dato interesante: de 12.243 personas con diabetes de 13 países islámicos, el 43% de las mismas ayunaba durante el Ramadán.

Por último, un metaanalisis de este año saca como conclusión que el riesgo de hipoglucemia y/o episodios de cetoacidosis era menor en población que hacía ayuno (Ramadán), con bomba de insulina que con terapia de bolis. Tiene su sentido ya que la bomba te permite más margen de maniobra y facilidad para evitar las hipoglucemias.

¿Cómo te quedas? Puedo concluir que las restricciones alimentarias intermitentes pueden ser perfectamente practicables con una DM1 (siempre que haya un control y seguimiento adecuado).

 

E incluso tenemos alguna guía (en este caso asociada al tema del Ramadán). Una es de redGDPS y la otra del Hospital Sant Joan de Deu.

Tienes que saber que el Ramadán exime de ayunar a las siguientes personas: niños, mujeres en periodo de embarazo, postparto o lactancia; ancianos o personas «enfermas» (o que se crea que pueden enfermar).

Y aunque se procura recomendar a los DM1 que no ayunen (y por la propia religión pueden estar exentas de ello), tampoco es una prohibición tajante.

Es posible que puedas ayunar teniendo DM1, pero hay que individualizar cada caso. Clic para tuitear

Dicho todo esto, pasamos a otro tema: ¿una persona con DM1 puede obtener algún beneficio del ayuno?

Pues por desgracia este punto queda en incógnita: no hay estudios que hablen de este aspecto (o al menos no los he encontrado).

Pero tranquilo, en el último punto hay algunos beneficios que no están relacionados con la diabetes pero son interesantes (e indirectamente son positivos para la misma). Y como no me gusta dejar las cosas a medias, voy a hipotetizar un par de ventajas:

  • A menos comidas, menos movidas. Esto es arriesgado de decir y entiendo que puedas no estar de acuerdo conmigo. ¿Realmente son necesarias las 5 comidas diarias mientras cumplas ingestas calóricas y lleves una alimentación variada y saludable? Yo creo que no. Cada vez que comemos y ponemos insulina, estamos «jugando» con la triple posibilidad: en rango/hipoglucemia/hiperglucemia. ¿Y si en vez de 5 comidas al día nos quedamos con desayuno/comida/cena?. ¿O incluso en desayuno/cena?.

ayuno y diabetesEsta es una idea que cada vez defienden más nutricionistas. Y en este aspecto entraría en juego el ayuno: no un ayuno que busque necesariamente una pérdida de peso, sino un ayuno que reajuste horas y nos mantenga más estables a lo largo del día. Aquí entrarían tan ricamente los ayunos de tiempos restrictivos (principalmente el de 16/8h).

Hay estudios que están en contra de las 5 comidas diarias mientras que otros lo defienden. Es un campo muy complejo donde entran múltiples factores…lo que está claro es que lo realmente importante es el cómputo total. Así que por mi parte el ayuno que no busca la pérdida de peso (y que por tanto no se estira a las 24h completas de un día), puede ser un buen aliado para aquellas personas que no son capaces a mejorar sus glucemias.

  • Conociendo nuestras basales. El ayuno puede ser un buen aliado para conocer como funciona nuestra insulina basal y poder afinar al 100%. Lo vería especialmente útil para el sector femenino y los complejos ciclos menstruales: si quitamos comidas y periodos de acción de la rápida, tenemos más tiempo para observar como actúa y fluctúa nuestra situación basal.

 

 

Eso si, habría que ser muy muy estrictos y serios a la hora de recomendar y realizar un ayuno.

  • No cualquier cabecita puede triunfar en este campo.
  • Habría que ver el efecto que genera aumentar exponencialmente los carbohidratos y la grasa/proteína en las comidas. A mayor cantidad de ingesta de raciones, mayor es el impacto de cagarla hacia arriba o hacia abajo.
  • También habría que valorar si la persona es capaz de ingerir las calorías que le corresponden al día en dos o tres comidas sin quedarse como un globo y salir volando (algo parecido a la foto). Por que no todo el mundo tiene la capacidad de hincharse a comer como Goku y que no le pase factura.
  • Casi nadie va a dar un duro por ti. Lo que no está bien estudiado no se suele recomendar. Así que seguramente sea a cuenta tuya y no de tu equipo de salud el realizarlo o no. Yo te dejo lo que hay publicado y tu tomas tus propias decisiones. Pero si eres novato, te recomendaría que te esperases a tener más conocimiento de la dulce.

 

Y para terminar, una infografía express con recomendaciones (ten en cuenta que no soy endocrino, por lo que no te puedo decir que sumar o quitar en relación a la insulina). Está basada en recomendaciones asociadas al Ramadán y un poco de cosecha propia (hasta donde me puedo meter):

ayuno y diabetes pautas

 

¿Y qué beneficios añadidos se han relacionado con las RAI?

Para terminar y de forma muy resumida, te dejo algunos beneficios que se han asociado al ayuno (algunos más estudiados que otros):

PÉRDIDA DE PESO

Sin duda, uno de los temas donde más claras están las cosas. Es evidente que la realización de un ayuno con cierta restricción calórica va a favorecer una pérdida de peso.

En este aspecto, los diferentes tipos de RAI son efectivos (con sus estudios y diferencias). Si quieres saber más a fondo te dejo este enlace. Lo que si te puedo decir es que los menos estudiados son los ayunos de tiempo restringido.

Yo concluyo con que es un método efectivo para bajar peso centrándose en el componente graso. Y parece que así es mientras que el ayuno no sea mayor a las 60 horas (según estudios parece que a partir de este momento comienza a haber una cierta degradación proteica o proteolisis).

TRIGLICÉRIDOS Y LIPOPROTEINAS LDL/HDL

Recordemos que si bajamos triglicéridos/LDL y subidos los HDL, seremos más felices.

En cuanto a los primeros, son varios los estudios que defienden que las RAI reducen los triglicéridos. En un estudio del 2015, se establece que esta caída está favorecida por el consumo de grasas como combustible cuando se hacen ayunos entre 18 y 24 horas.

Mientras que del combo HDL/LDL, si que parece asociarse una reducción de las LDL. Sin embargo, en la mayoría de estudios no se observa una elevación de las HDL.

Se puede decir a día de hoy que las RAI reducen los trigliceridos y LDL pero no favorecen la elevación de las HDL.

Todos estos datos te los dejo por aquí.

TENSIÓN ARTERIAL (TA)

No hay estudios específicos en este aspecto. Nos tendríamos que ir al campo de las dietas hipocalóricas, por tanto no hay datos como para relacionar RAI con aumento o descenso de la TA.

 

ayuno y diabetesY UN ESTUDIO MUY INTERESANTE ANTES DE DESPEDIRME…

Un estudio muy interesante que se desarrolló durante cuatro años (iniciando en 2008), en Japón, comparaba un grupo de población que no realizaba ayuno con otra que no desayunaba y ayunaba durante 15 horas al día. Por un lado, problemas como la TA alta o la hipertrigliceridemia (y que se pueden considerar como factores de riesgo del sindrome metabolico), no aparecían tanto en el grupo que ayunaba. Y el riesgo a padecer estos problemas en el grupo que no ayunaba frente al que ayunaba, era mayor a medida que pasaban los años.

Pero más allá de esto, el riesgo de padecer cualquier tipo de enfermedad en el ámbito más amplio; también era menor y mejoraba con los años en el grupo que ayunaba.

En conclusión, omitir una comida principal del día y ampliar los tiempos de ayuno puede ser más beneficioso de lo que cualquiera pensaría. Si quieres leer más a fondo, pincha por aquí.

 

El ayuno es más interesante de lo que parece... Clic para tuitear

 

¿Quién soy? | Don SacarinoY si has llegado hasta aquí, gracias. Gracias por que probablemente haya sido (hasta la fecha), la entrada que más me ha hecho leer y practicar mi ingles. Espero haberte creado un buen esquema mental de un tema tan complicado y extenso. Un tema que sin duda necesita mucho más estudio (principalmente en relación con la diabetes tipo 1).

Tiempo al tiempo, de momento te pregunto: ¿probarías a realizar una RAI?

Como de costumbre, te recuerdo que te puedes suscribir a mi newsletter para no perderte ni una de mis entradas (gratis y con regalo incluido). Te lo dejo pinchando aquí.

A por esos controles perfectos.

Entradas relacionadas

2 comentarios
  • Lola Urosa
    Responder

    Gracias por hablar del ayuno intermitente orientado a diabéticos, yo soy diabética de tipo II desde hace 24 años (diagnosticada) mi padre también era diabético de tipo II, empecé a medicarme con Metformina y otros ADO, desde el 2011 me ponía Lantus, hasta febrero que empecé con el ayuno intermitente de 16/8, me ponía 32 unidades diárias, empecé el ayuno intermitente a finales de febrero y me quité la insulina radicalmente, ni de dos en dos unidades ni nada, de golpe, sigo tomando Metformina y Forxiga, he adelgazado 8 kilos, he perdido 9 centímetros de cintura y otras enfermedades que tengo como fibromialgia y Lupus me han mejorado, ya no tengo tanta inflamación, tengo mucha más energía para hacer ejercicio, básicamente lo que más me gusta es nadar, sólo puedo decir que gracias al ayuno intermitente mi vida ha mejorado, y no me corto mucho comiendo, esta Semana Santa me he puesto ciega de torrijas y sigo adelgazando, todos los diabéticos deberían hacer esto, es mi opinión pero a mí me ha cambiado la vida.

  • Erik
    Responder

    Esta vez te has superado, de verdad genial texto!!!
    Felicidades

Deja un comentario

Escribe lo que deseas buscar y pulsa intro

cetoacidosis y diabetes