Aspartamo hasta en la sopa. ¿Qué sabemos a día de hoy?

 en Alimentando en familia

Hoy hablamos de edulcorantes, pero no de cualquier tipo; hoy tratamos los denominados edulcorantes “intensos”.

Los edulcorantes intensos, a diferencia de los naturales; aportan dulzor sin añadir calorías (y por tanto azúcares a nuestra vida), por lo que se han convertido en grandes aliados en el control de la diabetes. No me imagino una vida sin ellos, a día de hoy cualquier producto dietético, light, sin azúcares añadidos u especifico para diabéticos lleva de estos en su composición.

Tenemos edulcorantes para dar y regalar: unos son de origen vegetal (como puede ser la glicirricina o la famosa stevia), pero la gran mayoría de ellos vienen de laboratorios (aspartamo, acelsulfamo, sacarina, ciclamato…).

Todos ellos comparten las mismas características:

  • Sabor dulce potenciado (suelen tener una potencia multiplicada por cifras de 2 ceros con respecto al azúcar común). Este dulzor tendrá diferentes tonalidades dependiendo del edulcorante.
  • Ausencia de calorías o en cuantía ínfima (como ocurre con el aspartamo).
  • Siempre rodeados de polémica.

De entre todos los edulcorantes, hay uno que siempre está en el punto de vista; el aspartamo. Infinidad de estudios hablan sobre el y avalan su seguridad, sin embargo; a día de hoy seguimos sin fiarnos mucho. No termina de caer en el cajón de la seguridad.

Hoy vamos a ponernos al día respecto a el.

Empezamos.

¿Por qué hablar del aspartamo?

aspartamo hasta en la sopaPor poner un ejemplo, ni mas ni menos. Aunque podemos ir un poco más allá. Es el edulcorante más utilizado por las grandes industrias, presente en la gran mayoría de productos light y el más estudiado con amplia diferencia.

Prohibido en el pasado, aceptado en nuestro día; quitado y vuelto a poner por las grandes multinacionales…sin duda es el que más nos puede dar juego de la lista.

Pero siendo sinceros, muchos de ellos podrían haber entrado en la lista. Por poneros un ejemplo el del ciclamato:  puede convertirse en ciclohexilamina en el tracto intestinal, compuesto que podría ser cancerígeno (curiosamente se utiliza como compuesto base de resinas o pinturas). Como veremos más adelante, aquí lo que importa realmente no es lo que consumamos si no la cantidad del mismo.

 

¿Qué carajo es el aspartamo?

 

aspartamo

El aspartamo (o E-951 en terminología de código), fue descubierto en 1965, aunque no fue catalogado como edulcorante general hasta 1996. Como dato curioso, surgió de un estudio que buscaba drogas específicas para tratar las ulceras pépticas. Al patoso de turno se le derramó la supuesta droga y al llevarse una gota a la boca (no me preguntes por que lo hizo); descubrió que era muy muy dulce. Vio el cielo abierto (como en otros casos seguro que estaban desesperados al no avanzar su propuesta inicial). La ciencia y sus cambios de rumbo.

Es un polvo blanco, cristalino, sin olor, que se deriva de dos aminoácidos: el ácido aspártico y la fenilalanina. Es aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar y aunque existe como edulcorante de mesa, donde más lo vemos es incorporado a numerosos productos de nuestro día a día: postres congelados, gelatinas, bebidas, dulces, goma de mascar, yogures o zumos.

Es un producto estable a las bajas temperaturas y temperatura ambiente, pero por encima de los 30 grados se convierte progresivamente en diketopiperazina, que se descompone en metanol, ácido aspártico y fenilalanina; perdiendo su poder edulcorante. De aquí que no se utilice en cocina.

¿Qué sabemos a día de hoy?

El kit de la cuestión. El aspartamo es un edulcorante tachado por muchos de ser causante de múltiples entidades (cáncer, epilepsia, problemas neurológicos y del desarrollo, cefaleas…). Por otro lado, se trata de un compuesto muy estudiado (cuenta con más de 100 estudios a sus espaldas). Por tanto, vamos a ello:

  • El Reglamento de la Unión Europea N.◦ 1333/2008 establece las normas sobre los aditivos alimentarios usados en los alimentos para garantizar la protección de salud de los usuarios. En este punto hay que indicar que todos los edulcorantes mencionados anteriormente se encuentran en la lista (entre ellos el aspartamo). Podemos añadir otros como el xilitol, sorbitol y advantame.
  • Numerosos estudios aprueban el uso del aspartamo. En relación a la pediatría, podemos ver pinchando aquí; un artículo de anales de pediatría (digamos que una de las revistas online más importantes de medicina a nivel de la infancia), en el que aceptan la seguridad en el uso del aspartamo y lo autorizan en niños y adolescentes.
  • La única contraindicación actual para no consumir aspartamo es tener fenilcetonuria (trastorno del metabolismo en la que el individuo no puede metabolizar la fenilalanina, uno de los dos aminoácidos que forman el aspartamo). También puede generar efectos laxantes.
  • Se evidencian los pocos estudios en humanos sobre el tema.
  • La Unión Europea establece por un lado que el uso de estos edulcorantes nunca estará presente en fórmulas
    para lactantes, fórmulas de continuación, cereales, alimentos infantiles ni en alimentos dietéticos para niños de corta edad destinados a usos médicos especiales a no ser que sea indicado por el medico. Por otro lado, aunque establece que es seguro su uso en embarazadas y niños, no recomienda un consumo excesivo en estos grupos.
  • El aspartamo se ha relacionado con alguna reacción alérgica aislada. También se ha relacionado con cefaleas, probablemente una de las relaciones más denunciadas y ciertas. No está relacionada con aumento del apetito o el peso corporal. No hay relación del aspartamo con afectación a nivel del comportamiento o el humor (incluso a dosis altas). Tampoco se ha encontrado relación con mutaciones genéticas.
  • El aspartamo se ha relacionado en estudios con ratas de laboratorio con los siguientes problemas: epilepsia, tumores cerebrales y problemas del desarrollo. Hay que indicar que estos problemas se dieron ante dosis muy altas de consumo (algunas realmente disparatadas…nada que ver con tomarte un par de coca colas en una comida familiar).

 

aspartamo

  • Por si os interesa saberlo, el límite de consumo saludable del aspartamo se encuentra en 40-50 mg/kg/día y esto serían unas 12 latas de refresco por día en una persona adulta. Muchos estudios relacionaron los tumores a consumos de 1000/1200 mg/kg/día.
  • El aspartamo una vez consumido se descompone a fenilalanina, acido aspártico y metanol. El ácido aspártico es un aminoácido no esencial (lo produce el cuerpo), mientras que la fenilalanina es uno de los 8 esenciales (se obtienen de los alimentos, no podemos producirlos). Ambos están presentes en cientos de alimentos (leche materna, carne, frutas y verduras…).
  • Atentos a este punto, el metanol. El metanol es un líquido tóxico, venenoso e inflamable. Demostrado como cancerígeno a partir de su metabolización en el hígado formando formaldehído y de ahí pasando a ácido fórmico. Pero amigos, resulta que el metanol esta presente en cosas tan sanas como una manzana…es más, un kg de manzanas genera de entre 0,4 a 1,4 gramos de metanol; por su parte medio litro de bebida con aspartamo aporta 0,03 gramos.
  • Son numerosas las páginas de internet que generan polémica al respecto…cuidado con ellas. Muchas de ellas citan estudios y organizaciones sin las referencias pertinentes o con bulos al respecto (como el caso del FDA). Toda esta polémica surgió a raíz de un estudio del italiano Morando Soffritti: en el relacionó el consumo de aspartamo con tumores en ratas de laboratorio. Ese estudio es la base en la que pelean defensores y detractores del aspartamo. Una página muy verídica para ver este tipo de temáticas es greenfacts (os dejo un enlace pinchando aquí).
  • Han existido jugadas curiosas en cuanto al aspartamo…muchas veces se ha prohibido para luego volver a ponerlo en la candelera. Como dato curioso, en 2015; la multinacional Pepsi retiró el aspartamo de su conocidísima Pepsi Diet en EEUU y la sustituyó por la sucralasa (más conocida como stevia). El motivo no fue otro que las enormes quejas y caída de las ventas relacionada con el miedo a las posibles asociaciones. Lo gracioso del asunto es que un año después, volvió a introducirlo en su producto por que a la gente no le gustaba el nuevo sabor. Así que vuelta a las andadas (aunque han prometido en este año incluir la versión sin aspartamo pero sin retirar la que lo contiene).

 

Resumiendo, me cuesta elegir posicionamiento en este tema. Razones para pensar puede haberlas, la relación se ha establecido y se reconoce…pero no hay que olvidar que esta relación habla de enormes cantidades diarias de aspartamo, y no está estudiada en humanos. También está el tema de la manipulación de estudios…pero ¿quién lo puede asegurar a ciencia cierta?

La realidad es que el aspartamo (como otros edulcorantes), sigue estando en el limbo. Si que se conocen los enormes riesgos de otros elementos como las grasas trans, el aceite de palma o muy recientemente el azúcar. Y fijaos, llevamos toda la vida tomando azúcar y considerándolo beneficioso, pero a día de hoy lo llamamos el nuevo “cáncer de la sociedad”. Puede que dentro de unos años los edulcorantes tengan que pasar por un nuevo filtro.

Como diabético es complicado no vivir son productos light, nos facilitan la vida. ¿Vamos a evitar el 90% de los productos light por el aspartamo y pasarnos al azúcar, que nos regula peor la glucemia, no nos da libertad y si está demostrado que es perjudicial para la salud? Poco más debo de decir.

Lo que si podemos hacer es intentar encontrar alternativas…y es que si no nos convence el aspartamo y queremos otros edulcorantes…hay algunos productos que se salvan de la quema. Lo vemos en el siguiente punto.

Productos libres de aspartamo.

aspartamo

 

Llegados a este punto me decidí a acudir a un supermercado y mirar a fondo. Antes de nada decir que aquí hablare de marcas internacionales, no de marcas de supermercado especifico como puede ser la marca Aliada o Hacendado.

El aspartamo como edulcorante se vende, pero está bastante limitado frente a otros reyes como el combo “sacarina + ciclamato”. Dentro de la industria del consumo alimentario, las categorías que elegí fueron las siguientes: bebidas gaseosas, zumos, chicles y yogures. Aquí os dejo los resultados:

  • Yogures: Sorprendentemente, el uso de aspartamo en estos productos es bastante anecdótico. Si que os puedo decir que los yogures Kaiku sin lactosa lo llevan. En esta categoría, el rey es el combo “sucralasa + acesulfamo k”.
  • Zumos: Mas de lo mismo. Misma corona y mismas características. De lo que miré, solo la marca Biosanta (marca del estilo Bisolan pero menos conocida), usaba aspartamo en sus productos. Aunque no es precisamente un zumo sino un te, también os cuento que esas botellas tan bonitas de te de la marca Arizona en su versión “zero” llevan aspartamo.
  • Bebidas gaseosas: Aquí es donde el aspartamo manda. De todos los tipos de bebidas gaseosas (tanto marcas clásicas como raras), solo están libres de aspartamo las siguientes:
  1. Kas Limón.
  2. Kas Naranja.
  3. Monster.
  4. Tónica Schweppes Zero.
  5. Schweppes Limón Zero.
  6. Trina Naranja Zero.
  • Por ultimo hablemos de los chicles (y pastillas tipo Smint), otra zona donde gobierna el aspartamo. Aunque hay que decir que la cantidad de aspartamo por chicle puede ser ridícula, si que esta presente en la mayoría de marcas (Orbit, Trident, Smint…). Solo parece que los productos más actuales de estas empresas comienzan a prescindir de el.

 

Y con esta radiografía a la actualidad del aspartamo terminamos. Espero vuestros comentarios por la pagina y las redes. ¿Qué opináis del aspartamo? ¿Creéis que todos los edulcorantes son dañinos? ¿Os fijáis a la hora de comprar este tipo de productos “light”?

A por esos controles perfectos.

Don Sacarino

 

Entradas relacionadas

  • Diabetic_FoodFit
    Responder

    Hola Don Sacarino ante todo agradecerte por dedicar tu tiempo en enseñarnos cositas muy interesantes. Bajo mi punto de vista hoy en día ¿A qué podemos llamar sano? Me explico hoy en día sí te pones a leer sobre cualquier alimento estudios dirán que son malos otros que son buenos y al final uno no sabe a qué acogerse.

    Sobre los edulcorantes antes se hablaba muy bien como natural la Stevia hoy en día ya no se habla tan bien ya que muchos productos como la stevia la venden como natural y está compuesto por otro edulcorantes o compuestos quimicos. Uno que últimamente se habla bastante es de la sucralosa pero como siempre habrá gente que diga que es malo y otros bueno. La cuestión que muchas veces te quedas bloqueada porque no sabes si lo que haces es correcto . Cada día hay más diabéticos, más intolerantes etc y precisamente es de todas las cosas compuestos y aditivos que por nuestra ignorancia nos despreocupados y es muy importante en todo momento ver la letra pequeña. Gracias por compartirlo un saludo

    • Don Sacarino
      Responder

      Toda la razón del mundo. Muchas veces me nervo con sitios sensacionalistas como la Vanguardia que estan todo el día con el clickbait y “este alimento es malo” “esto si lo cocinas así te va a matar”…es un tema complicado y al final no podemos abarcar tanto. Los malos vuelven a ser buenos (véase la grasa), y los buenos malos (véase el azúcar). Así que no nos queda otra que llevar una vida saludable e intentar evitar en lo posible lo supuestamente “malo”.

      Un saludo y gracias por contarme tu experiencia (:

  • Angela
    Responder

    El día que le dije a mi padre que la sacarina decían que era mala… me miró con cara de pocker y me dijo: “pues yo llevo tomándola 50 años”. Para un diabético en los años 60/70 no había otra cosa… Para el niño intento buscar “stevias” con alto grado de concentración ya que el polvo puro no se disuelve y el hecho de ser verde no ayuda… y para repostería uso xilitol, pero es tan caro!
    Resumiendo, que sin pasarse yo creo que son seguros, y la dietista no lo confirmó, em pequeñas cantidades son inocuos. Como dices los estudios muchas veces están realizados con consumos brutales de aspartamo.

  • Eli
    Responder

    Gracias por la información. Para mí lo más alucinante es la descripción tan escasa de los ingredientes de los alimentos procesados, párese que siempre algo esconden. Yo ya no me fío y trato de hacer todo en casa y se que aún así no es natural de todo porque los ingredientes los tengo que comprar en el super, pero cada día voy conociendo sitios donde comprar comida real. Llevo tiempo haciendo mi pan y hace poco encontré los Molinos de la Vejiga en Asturias a 20 minutos de mi casa y compro la harina recién molida, la primera vez alucine me mostraron todo y ver los Molinos funcionando y que me diera la harina que salía del Molino. Poco a poco hay que dar un pasa atrás. Gracias.

Dejar un comentario

0

Escribe lo que deseas buscar y pulsa intro

tablas nutricionales