Sexting, peligro en aumento

 en No todo es diabetes

Hoy en día es complicado entender un mundo sin “estar conectado”. El móvil, el portátil o la Tablet están presentes en casi cualquier hogar y se conciben como elementos permitidos e indispensables por cualquier familia/sociedad media. El uso de Facebook, Instagram, Tuenti, Skype o Whatssap (entre otros muchos); se han convertido en elementos fundamentales para no caer en lo infrecuente, no convertirse en un bicho raro, estar a la onda.

Los datos del INEM nos lo dicen (2013), el teléfono móvil está presente en el 96.1% de los hogares españoles, mientras que el ordenador se presenta en el 73,4% de los mismos; con un acceso a Internet del 71,6% en los últimos 6 meses (valor muy similar al 75% de la UE).

En relación a los niños, datos del INEM y el EU Kids establecen:

El 91,8% de los menores entre 10 y 15 años hace uso de Internet.

Es más, antes de los 9 años, casi un tercio de los niños ya comparte fotos y videos, mientras que el 10% de estos ya entra en contacto con las redes sociales; superando el 80% por encima de los 14 años.

El estudio de EU kids online evidencia que con frecuencia los padres no son conscientes de los riesgos que experimentan sus hijos en Internet: solo un 28% de los padres bloquea o filtra webs y únicamente un 23% realiza un seguimiento de las paginas visitadas por sus hijos

Las nuevas tecnologías son geniales e indispensables en nuestro día a día. Los beneficios seguro que nos salen rápidamente si pensamos y hacemos un brainstorming colectivo. Sin embargo, ¿te has parado a pensar en todos los peligros que conlleva? Aquí te dejo una lista:

Ataques contra sistemas y datos informáticos.

Usurpación de la identidad.

Distribución de imágenes de agresiones sexuales contra menores.

Estafas a traves de Internet.

Intrusión en sistemas financieros en línea.

Difusión de virus.

Botnets (redes de equipos infectados controlados por usuarios remotos).

Phishing (adquisición fraudulenta de información personal confidencial).

Acceso a material inadecuado (ilícito, violento, pornográfico…).

Adicción – Procrastinación.

Problemas de socialización.

Cyberbullying.

Pornografía infantil…

De entre todo el compendio anterior (y otros tantos que me dejo en el tintero), hay un problema que es especialmente sensible y preocupante…hoy hablamos del sexting.

Y antes de hablar de ello, permitirme que tire al piso este estúpido dicho: «Donde caben dos, caben tres».

Las relaciones amorosas y personales a día de hoy son complicadas (aunque siendo sinceros… ¿cuando lo han sido?). Seas más o menos joven o tengas más o menos suerte; cada nuevo puerto conlleva aventuras y sorpresas preciosas o desagradables según el karma o astro que te persiga. El problema es el tercer elemento que en diferentes grados (desde una simple anécdota hasta un gran muro), se encuentra integrado en nuestras relaciones. Es especialmente preocupante en la de los más pequeños (la llamada generacion R, es decir; aquellos que han nacido con las nuevas tecnologías y las tienen integradas como algo normal en todos los aspectos de sus vidas).

Hoy vamos a concienciar y aprender a afrontar una de las grandes lacras del siglo XXI, vamos contigo sexting.

Para los jóvenes del siglo XXI, la red se presenta como “aquella ciudad virtual en donde sus habitantes navegan en busca de placer, satisfacción y un sinnúmero de sensaciones y gustos”.

 No pueden faltar las definiciones.

  • Sexting: La palabra sexting resulta de la fusión de dos términos procedentes del inglés: sex (sexo) y texting (envío de mensajes por el teléfono móvil). Su definición ha evolucionado con los años hasta establecerse la definición actual, difusión o publicación de contenidos (principalmente fotografías o vídeos), de tipo sexual y producidos por el propio remitente, utilizando para ello el teléfono móvil u otro dispositivo tecnológico”.

Existe controversia en relación al carácter de la fotografía, hay autores que consideran que es necesario la presencia de nudismo para que exista sexting, y otros que consideran que la presencia de fotografías en poses sexys o pretendiendo enseñar aunque no se haga pueden ser razón de dicha entidad. El sexting recoge dicha práctica tanto en adultos como en menores, pero como veremos; las consecuencias son más graves para estos últimos. Una simple foto en un móvil o cámara digital, puede circular fácilmente de un móvil a otro, ser publicado o enviado por email. Esta es la base y el problema que deriva a las consecuencias del sexting, no solo el grooming y la sextorsión; sino incluso la publicación online permanente y relacionada (en el caso de la población de la que hablamos), con la pornografía infantil.

  • Grooming: Conjunto de estrategias que una persona adulta desarrolla para ganarse la confianza del menor a través de Internet con el fin de obtener concesiones de índole sexual. En esta definición entrarían los casos de pornografía infantil, pederastia…a diferencia de la sextorsión, el grooming implica un contacto físico.
  • Sextorsion: Proceso de chantaje en el que alguien (menor o mayor de edad), utiliza los contenidos de ámbito sexual y privado para obtener algo de la víctima; amenazando con su publicación. La sextorsión puede desarrollarse con base a acuerdos económicos u sexuales.

¿Por qué surge el sexting y que factores lo favorecen?

Entrando en detalles, este recuadro te permitirá conocer como se comporta y de donde surge el sexting:

El Internet o la televisión son actualmente grandes agentes socializadores, que emiten mensajes saturados de sexo, violencia y falta de valores morales.

El sexting surge en una población nativa, acostumbrada a las nuevas tecnologías. La culpa no solo la tienen los recursos de internet, sino la incapacidad de percibir la diferencia entre lo público y lo privado en estas edades. No hay visualización de los riesgos ante la exposición de datos personales, privados o íntimos.

La falta de experiencias y de perspectiva hace que los adolescentes minusvaloren los riesgos asociados a esta conducta.

Existe una presión social, de grupo.

En muchos hogares, los menores son los que ejercen el papel de expertos tecnológicos en el hogar. Esto genera un exceso de confianza en estos y un desconocimiento en los padres. Existe una brecha digital que impide a los padres aconsejar adecuadamente a sus hijos en lo relacionado con las nuevas tecnologías.

El sexting inicialmente se basa en una voluntariedad propia, no es necesaria la coacción y ni siquiera la sugestión; suelen surgir de formas tan inocentes como un regalo de pareja o una herramienta de flirteo.

El uso del teléfono móvil ofrece intimidad. Con ellos encontrar la intimidad necesaria para grabar o fotografiar es sencilla.

La autoafirmación y la pertenencia de grupo son factores con gran influencia.

En la actualidad existe la llamada “sexualidad precoz”, que es “la tendencia a adelantar la adolescencia a edades cada vez más tempranas, manifestándose sobre todo en las chicas”.

La tecnología cada vez está más disponible y además es portátil, económica y potente.

Si resumimos, el sexting es la suma de cuatro elementos:

sexting

CASOS Y DATOS REALES

  • El desconocimiento del tema aún es grande. Es más, si realizas una búsqueda en Pubmed; la palabra sexting y sus relacionados no te darán resultados de búsqueda.
  • Un estudio reciente realizado en Los Ángeles con 1800 estudiantes de 12 a 18 años, demostró una asociación entre el sexting y las conductas de riesgo. Los adolescentes que practican el sexting tienen siete veces más probabilidades de ser sexualmente activos y propensos al sexo de riesgo.
  • Las consecuencias del sexting en muchas ocasiones adoptan tintes de tragedia, generando el suicidio de los menores implicados. Estos son dos de los muchísimos casos que se están conociendo:
  1. Hope Witsell era una niña de 13 años que enseño una foto suya en topless a un chico que le gustaba. El chico en cuestión lo envió rápidamente a un gran número de compañeros de clase a través del móvil. En su diario personal se encontraron pasajes del infierno que tuvo que pasar, con apelativos y motes como “puta”, “zorra” o “viciosa”. Se quitó la vida a dos semanas de graduarse. Este caso se podría considerar una combinación de sexting y cyberbullying.
  2. Amanda Todd enseño por error sus pechos ante un extraño por webcam cuando tenía 12 años. La persona en cuestión ejerció un proceso de sextorsion que termino con la publicación de ese video y datos personales en internet y las redes sociales. Toda su familia y amigos se enteraron de lo sucedido. Se cambió de varios colegios debido al acoso que sufría no tanto por los compañeros (aunque sufrió una paliza por parte de compañeros de una de las escuelas la cual fue grabada), sino por aquel extraño que la seguía allá a donde iba, y en cada sitio nuevo le destrozaba la vida. Sufrió depresión, consumió drogas y tuvo varios intentos de suicidio antes de suicidarse definitivamente a los 15 años. Pocas semanas antes del trágico suceso, subió este video a YouTube contando su experiencia personal. 
  • Los medios más utilizados actualmente por la población española en los casos de sexting son: Whatssap, Tuenti y los SMS.
  • El comienzo de las prácticas de sexting se establece en los 10 años aproximadamente. La incidencia aumenta bruscamente entre los 12 y los 14 años.
  • Según las estadísticas oficiales de la Internet Crimes Against Children Task Force, un 25% de las imágenes consideradas pornografia infantil que tiene archivadas la Policia de Utah, han sido creadas originalmente como sexting entre menores.

DOS TRABAJOS INTERESANTES

Un trabajo publicado en el 2012 en la revista científica Pediatrics, realizo un estudio a 1560 jóvenes de 10 a 17 años. Se extrajeron los siguientes resultados:

El 9,6% de la muestra reporto conductas de sexting en el último año. Un 2,5% envió material y un 7,1% lo recibió.

En la edad comprendida entre los 10 y los 14 años, 34 niños enviaron fotografías o videos de contenido sexual.

El estudio muestra una mayor tendencia en las niñas a llevar a cabo dichos actos.

El contenido sexual explicito estuvo presente en el 54% de los menores que enviaron y en el 84% de los que recibieron.

El 22% de la muestra que envió contenido; mostro sentimientos de malestar, vergüenza, arrepentimiento o miedo.

El 28% de la muestra total; tuvo problemas con padres, profesores o la policía.

Otro estudio relacionado con el sexting se llevó a cabo en Badajoz con 132 adolescentes de 13 a 17 años. Los resultados más relevantes se exponen a continuación:

Más del 80% de la muestra tiene conocimientos generales acerca del sexting, considerando el 66% que se trata de una forma de pornografía y el 26% lo asocia al acoso sexual.

Más del 70% de la muestra considera que no se sentiría intimidada o acosada por la práctica del sexting. Por lo cual se establece que el sexting es una práctica voluntaria. Por otra parte, la gran mayoría de la muestra reconoce que las consecuencias a nivel social y sus repercusiones serian elevadas y de difícil reversibilidad.

Casi el 50% de la muestra reconoce conocer a alguien que practique dicha práctica, sin embargo no reconocen la práctica propia en la mayoría.La principal motivación para la práctica seria llamar la atención de sus iguales.

Un 25% de la muestra considera que la presión de grupo ejerce un efecto en dicha práctica.

Los riesgos del sexting:

  • Amenazas a la privacidad del menor: Los contenidos que uno mismo ha generado pueden acabar en manos de otras personas desde el momento en que salen de manos de su autor (produciéndose una pérdida de control en su difusión). La pérdida de control puede ser:

1. Voluntaria: Reenvío de imágenes a sus contactos (por diversión, despecho…).

2. Involuntaria: Robo o pérdida del teléfono móvil o acceso a terceros sin consentimiento (cracking).

  • Riesgos psicológicos: Ansiedad, depresión, aislamiento social, llegando en casos extremos al suicidio.
  • Cyberbullying: En muchas ocasiones el cyberbullying tiene su origen en una práctica de sexting.
  • Sextorsión.
  • Grooming.
  • Riesgos físicos y de geolocalización: Las imágenes o vídeos pueden contener ciertos elementos que ayuden a identificar a quienes aparecen en ellos o que faciliten su localización. Hay numerosas aplicaciones de geolocalización o geoetiquetado (proceso de adición de información geográfica a los metadatos de un fichero de forma que se permite su posterior definición en un espacio físico mediante el cálculo de su localización en un sistema de coordenadas), de contenido multimedia para dispositivos móviles.

CONSEJOS PARA PADRES, MADRES Y CUIDADORES.

  • La medida básica es hablar con ellos de forma razonada sobre estos temas, debatiendo los posibles riesgos y los casos de actualidad.
  • Es fundamental crear un ambiente de confianza que permita que los menores acudan a ellos ante una situación de este tipo.
  • Transmitir un mensaje fundamental: “Cuando envías una información pierdes el control sobre ella y su destino. Piensa antes de publicar”.
  • Ubicar el ordenador en un lugar común de la casa.
  • Evitar que la factura de teléfono móvil vaya a cargo del menor.
  • Uso de sistemas de control parental.

CONSEJOS PARA ADOLESCENTES

  • Conocer el nivel de seguridad y privacidad de los dispositivos y aplicarlo de manera responsable.
  • No ceder ante la presión ni el chantaje. Comunicar a un adulto responsable si adquieren un tono amenazante o malintencionado.
  • No participar en el sexting: No crear, ni reenviar, ni fomentar. No solo es importante el sexting activo sino el pasivo. Hay que evitar entrar en el juego de difusión y comunicarse con el protagonista para que tome las medidas pertinentes.
  • Si se sufre un caso de sexting y los datos han sido publicados, se deben de iniciar las medidas pertinentes para eliminarlos. Para ello se debe de poner en contacto con los administradores del sitio web donde está publicado o poner una denuncia a la Agencia Española de Protección de Datos.
  • Al igual que ocurría con el cyberbullying, no existe una legislación concreta que proteja al menor en los casos de sexting, pero la ley sí que actuará ante los casos de:
  1. Revelación de secretos (Art.197)
  2. Accesos sin autorización que atenten contra la intimidad (Art.17).
  3. Generación, difusión y posesión de contenidos (Art.189: Creación y distribución de pornografía infantil).
  4. Exhibición sexual (Art.185).
  5. Venta, difusión o exhibición de material pornográfico entre menores (Art.186: Delito de provocación).
  • Hacer entender a los menores que la ley los podrá implicar tanto si se encuentran en el lado de la víctima como del culpable. No es el caso de España, pero si en otros países como EEUU, ha habido menores imputados en base a la legislación contra pornografía infantil.

 

Y con esto terminamos una nueva entrada de «No todo es diabetes».

Un tema complicado y difícil de abordar. Sin embargo, hoy todos hemos aprendido más sobre este gran problema del siglo XXI y podremos abordarlo (dios quiera que no), tanto si nos toca de cerca como de lejos. Te invito a que compartas esto con cualquier familia que tenga hijos pequeños a su cargo, entre todos seremos capaces de disminuir su frecuencia.

A por esos controles perfectos.

Don Sacarino

 

 

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Escribe lo que deseas buscar y pulsa intro

anime