Roacután (Isotretonoína) y diabetes

 en Sugerencias a Don Sacarino

Lo bueno de tener una comunidad tan involucrada es que te cuentan casos increíbles. Me puse a investigar como loco en cuanto me contaron el caso por Instagram. Hoy os voy a traer una breve reseña sobre un tratamiento altamente utilizado en el acné grave. Las lenguas hablan de un anti-acné milagroso, ¿pero a qué coste?

¿Qué es el Roacután?

roacután

El Roacután, Roaccutan o Dercutane (que es más de lo mismo), es el medicamento que engloba al principio activo Isotretonoina. Este es un derivado sintético de la vitamina A (estereoisómero del ácido holotransretinoico), con un mecanismo completamente diferente a esta y que no se conoce con total exactitud. Reduce la actividad y el tamaño de las glándulas sebáceas a la vez que se le atribuye un efecto dérmico antiinflamatorio.

En cuanto a sus indicaciones:

  • Formas graves de acné (por ejemplo, acné nodular o conglobata o acné con riesgo de cicatrización permanente), resistente a los ciclos adecuados de tratamiento convencional con preparados antibacterianos y antibióticos.
  • Desórdenes de la queratinización (queratosis folicular, ictiosis lamelar y pitiriasis rubra pilaris).
  • Otros usos dermatológicos muy variados (menos frecuente): psoriasis, cáncer de piel, rosácea, lupus eritematoso…

Sin duda su uso más frecuente es el acné resistente a tratamientos previos. Y es que en más del 80% de los casos lo elimina completamente. La vía de administración generalmente es la oral, siempre con comidas y mucho líquido y sin masticar o chupar las pastillas. Su eliminación se produce a través de las heces.

 

Sin embargo…

roacutan

 

Tiene una serie de contraindicaciones absolutas como son:

  • Pacientes menores de 12 años.
  • Mujeres embarazadas y lactantes (efectos teratogénicos).
  • En mujeres en periodo fértil se debe de solicitar una prueba de embarazo y tomar anticoncepción hormonal un mes antes del tratamiento, durante el tratamiento y hasta un mes después de finalizarlo.
  • Insuficiencia hepática.
  • Hiperlipidemia e hipervitaminosis A.
  • Hipersensibilidad a la isotretinoína, cacahuetes o soja y el colorante rojo cochinilla.

Es un fármaco bastante peligroso y ligado a un alto seguimiento, controles y analíticas frecuentes (a las 2-3 semanas de iniciar tratamiento y cada 3 meses). Hay que evitar la actividad física intensa.

En relación a sus efectos secundarios (voy a ser muy escueto por que hay mil efectos, si queréis leer más y volveros locos os dejo un enlace pinchando aquí):

  • Xerosis (piel y mucosas secas). Sobretodo en labios, mucosa nasal y dorso de las manos.
  • Teratogénesis (en el 45% de los casos).
  • Fotosensibilidad.
  • Hepatotoxicidad. Uno de los motivos principales para el control frecuente. Evitar el alcohol. Puede generar elevación de transaminasas en torno al 15% de los pacientes.
  • Trastornos psiquiátricos y del SNC. Ansiedad, depresión, cefaleas…
  • Aumento de niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Disminución de la densidad del cabello.
  • Dolores musculares. Lumbalgia.
  • Astenia.

 

Y por si fuera poco…

Entramos en el campo paranormal, el campo de lo que se conoce como «efectos secundarios muy poco frecuentes». Es más, si vas a su ficha técnica; podrás ver que el tema de hoy no sale. En otras marcas comerciales si que se refleja.

Lo que sí esta reflejado con relativa frecuencia es la aparición de hiperglucemia transitoria.

Leyendo bibliografía me está sorprendiendo la enorme relación que se ha encontrado con la diabetes.

¿Os acordáis de la entrada sobre los corticoides? Os la dejo aquí. En ella hablábamos de la frecuencia de aparición de hiperglucemia asociada a los mismos. Pacientes etiquetados como «diabetes corticoidea» que debían de ser vigilados (con SOG), por que el riesgo de diabetes tipo 2 estaba aumentado. Como este hay otros muchos con la etiqueta de evidencia: beta bloqueantes, diuréticos tiazídicos, antipsicóticos atípicos, pentamidina, tacrolimus…

Pues aquí también tenemos como efecto secundario la hiperglucemia…pero vamos aun más lejos.

 

Caso clínico

 

Varón de 17 años de edad y 62 kg que inicia un tratamiento de isotretinoína a dosis de 0,5 mg/kg cada 24 horas, indicado por su dermatólogo por presentar acné grado II resistente a otros medicamentos.

En la analítica previa al inicio de la terapia todos los parámetros bioquímicos fueron normales salvo una ligera elevación de la glucemia en ayunas (131 mg/dL; valores de referencia (VR) = 74-106 mg/dL), que se repite al mes del inicio del tratamiento obteniéndose un valor en rango (86 mg/dL, con hemoglobina glicada (HbA1c) de 5,8%; VR = 4,5-5,7). En una revisión realizada a los seis meses del inicio de la terapia, se detecta una glucemia en ayunas de 299 mg/dL y HbA1c de 11,9%, con un aumento en los niveles de colesterol total (302 mg/dL; VR < 200 mg/dL) y triglicéridos (184 mg/dL; VR < 150 mg/dL) por lo que se decide suspender el tratamiento y remitir al paciente a una valoración por el endocrinólogo. El paciente es diagnosticado entonces como «debut de DM tipo 1 con descompensación hiperglucémica cetósica» e inicia tratamiento con insulina. En el seguimiento posterior, el perfil lipídico se encuentra normalizado a los dos meses de suspender el fármaco, manteniéndose elevada la glucemia, así como la HbA1c (8,2%).

En el proceso diagnóstico, se solicitan anticuerpos antiglutamato decarboxilasa 65 (GADA), antiislotes (ICA), antiinsulina (IAA) y antitirosinafosfatasa (anti-IA2), siendo todos negativos, lo que sugiere la destrucción de la célula beta pancreática por mecanismos no autoinmunes. El paciente tampoco presenta historia familiar de DM.

 

Vamos a comentarlo

No es el único caso. Se da el de un hombre de 28 años que a los 3 meses de tratamiento se suspende por una supuesta alteración de los niveles de glucemia (se pone tratamiento con dieta). A los 7 meses del inicio de tratamiento comienza con clínica clásica de DM1 y se diagnostica de una diabetes LADA. 

A mayo del 2012, el centro de Farmacovigilancia de Castilla y Leon estableció 6 avisos de relación DM e Isotretionina.

Se han generado denuncias varias por este tema. Hay un montonazo de casos comentados por las redes. Se ha creado una asociación de afectados, reportajes…pero del tema DM se habla poco en grandes círculos.

Datos para pensar (y mucho):

  • En los casos reportados, la diabetes tipo 1 derivada del tratamiento se dio en pacientes sin historia familiar de diabetes.
  • Los análisis demostraron que no hay destrucción autoinmune. Aquí se produce por otro medio.
  • La aparición es rápida: En los casos reportados no tarda de pocos meses a un año de iniciarse el tratamiento.
  • No hay toma de medicación complementaria.
  • Ya hay fármacos como la Pentamidina (agente antiprotozoario y antifúngico utilizado para el tratamiento de la tripanosomiasis o Neumonia por Pneumocystis Carinii), ya han demostrado ser tóxicos para las células pancreáticas generando una destrucción irreversible de las mismas.

 

Curioso tema ¿verdad? Veremos a ver si algun dia pasa como la talidomina y se prohibe. De momento, ya tenemos un nuevo amigo en la lista de posibles causantes de la diabetes.

A por esos controles perfectos.

Don Sacarino

 

Entradas relacionadas

Comentarios
  • Teresa R
    Responder

    Hola, no he podido evitar dejarte un comentario.
    Soy una persona que sufre y ha sufrido muchísimo por culpa de este medicamento. Concretamente por un tratamiento para el acné que llevé a cabo hace ya más de cinco años. Cinco años que se han hecho eternos debido a las secuelas que me dejó un fármaco mejorado del Rocutan, llamado Dercutane.
    Yo era una chica de 25 años cuando por consejo de mi dermatologa inicié el tratamiento para el acné. Tenía buena salud y me sentía muy satisfecha con mi físico, de hecho el motivo nunca fue por razones estéticas sino médicas, y sobre todo por insistencia de mi médico. Al finalizar los 6 meses de consumir el medicamento pronto empecé a experimentar fuertes efectos adversos. La sequedad de los ojos que había tenido durante el mismo empeoró bastante y ha persistido los últimos cinco años impidiendome llevar una vida normal. Pero lo peor fue que empecé a perder el pelo a raudales, la sequedad del rostro estaba llegando al cuero cabelludo y con ello alopecia icurable según los médicos. A esto le siguió una depresión crónica con pensamientos suicidas y de no aceptación de físico (muy deteriorado). He pasado 5 años con problemas de visión, dolor, inflamación y escozor en la cabeza, pérdida de mi cabello y debilitamiento constante del nuevo. Nada me gustaría más ahora que tengo 29 que volver a tener mi melena de antes, a volver a verme como realmente me siento y no con un aspecto demacrado. Mi cuerpo refleja esas secuelas y mi estado mental no es muy bueno debido a la ansiedad y tristeza que el verme de este modo me provoca a diario. Si usted conoce un periodista que pueda sacar el testimonio de mi sufrimiento a la luz de forma anonima se lo agradecería muchísimo. Solo quiero que nadie tenga que soportar lo mismo que yo, porque no es justo.

Deja un comentario

Escribe lo que deseas buscar y pulsa intro

hipoglucemia