La gran importancia de la estabilidad emocional

 en Psicologia y Diabetes

Nos pasamos el día hablando de dietas, carreras controladas, cuidados de pies al nivel de un culito de bebé o rotaciones circulares. Nos pasamos el día hablando de lo mismo, y sin embargo; temas como el de hoy nos pueden hacer daño, mucho daño. Tanto que pueden hacer que nuestro esfuerzo se vea tristemente empañado por una variabilidad terrible.

Bien, hoy vamos a hablar de la estabilidad emocional; que teóricamente se encuentra englobado dentro de los cinco factores de personalidad (en términos psicológicos).

Podemos definir la estabilidad emocional de la siguiente forma: «La tendencia de algunas personas a ser más vulnerables a problemas de depresión y ansiedad cuando se encuentran con situaciones estresantes y que se relaciona con una mayor o menor satisfacción en las diversas áreas de la vida así como con la capacidad de manejar la propia vida en general». Una estabilidad emocional elevada se corresponde a un mayor control de las emociones, viéndose menos afectadas por los problemas o reveses de la vida. El contrario a la estabilidad emocional es lo que conocemos como neuroticismo.

 

¿Cómo influye el estrés y la «tristeza» en nuestra diabetes?

A continuación vamos a valorar dos elementos muy relacionados con el concepto de estabilidad emocional: el estrés (que se podría corresponder a la ansiedad propiamente dicha), y lo que coloquialmente voy a definir como «tristeza» (lo utilizare para valorar toda la amplia sintomatología que tiende a relacionarse con una depresión o una tendencia a la misma).

estabilidad emocional

Estrés y diabetes: Estas son sus consecuencias.

  • En primer lugar lo evidente, los estudios hablan de que personas diabéticas con niveles altos de estrés tienden a alterar más su rutina (principalmente la dieta y el ejercicio).
  • Por otro lado, en este vaivén de sensaciones, se intercalan dos fases: la primera de ellas está relacionada con la amenaza existente y la segunda fase con el período de reposo («ha pasado lo peor»). Durante la primera, el corazón late más deprisa, lleva más sangre a las extremidades y por tanto la desvía de otras zonas (como es el caso del aparato digestivo). Por esta razón sentimos que se nos “cierra” el estómago y dejamos de sentir hambre. En la segunda fase, cuando parece que la amenaza se ve más asequible o simplemente porque nuestro cuerpo ha gastado reservas y no puede más, aparece un hambre desmedida y voraz centrada en azúcares simples y grasas. Este apartado puede ser especialmente relevante en los más pequeños (también en los adolescentes, pero estos tienen una mayor estabilidad en cuanto a necesidades y lo pueden llevar mejor).
  • La suma de estos dos factores suponen una bomba para el autocontrol. Descompensaciones horarias, saltos de dietas, descuidos…pero aun quedan otros dos elementos a unirse en el juego…
  • …uno de ellos es el cortisol. El cortisol está englobado dentro de lo que se conoce como hormonas contrainsulares (junto con la hormona del crecimiento, la adrenalina o epinefrina y el glucagón), y como su nombre indica; todas ellas son hormonas que van en contra del efecto de la insulina (reduciendo su producción, generando bloqueos o aumentando las resistencias en la célula). El cortisol es de lejos, la hormona que más esta relacionada con el estrés. La musa y reina de la función. Es una hormona muy centrada en los ritmos circadianos y en parte explica porque en ciertos momentos del día necesitamos más necesidades de insulina que otros. Produce tanto un bloqueo en la entrada de la insulina a los tejidos como un aumento de los niveles de glucosa al favorecer la gluconeogénesis (formación de glucosa a partir de precursores no glucídicos: proteínas y grasas).
  • Y por ultimo, tenemos que hablar del glucagón. Otra de las hormonas contrainsulares que es segregada por el organismo en situaciones de estrés y cuya misión no es otra que cargarse nuestras reservas de glucosa almacenadas en el hígado (el cuerpo ante la amenaza piensa que necesitamos consumir reservas extras).

Casi nada ¿verdad? Pues aquí no queda la película. El estrés realmente se comporta como una ruleta rusa, y aunque hay que decir que generalmente tenderemos a la hiperglucemia en su presencia; no nos equivoquemos, también podemos sufrir hipoglucemias. Es sencillo si lo ves desde el punto de vista de los desajustes en la rutina normal de un diabético.

Y por último (esta vez de verdad), cada persona es un mundo. A mi particularmente el estrés me tiende a generar grandes hipoglucemias, siendo las hiperglucemias bastante mas «lights». Estaré encantado de saber tu caso (ya sabes, abajo en comentarios).

 

estabilidad emocional

«Tristeza» y diabetes: Estas son sus consecuencias.

  • Antes de empezar os cuento que no todas las personas con diabetes sufren una depresión propiamente dicha; muchos no llegan a esos niveles y experimentan alteraciones del estado de ánimo, o síntomas depresivos leves (por eso hablé de tristeza y no de diabetes).
  • Hay que tener en cuenta en primer lugar que la conexión entre la diabetes y la depresión está más que estudiada. Sin embargo, esto es como la historia del huevo y la gallina; no se sabe al 100% si la depresión aumenta el riesgo de diabetes o la diabetes aumenta la depresión. Los últimos estudios revelan que la doble asociación es una realidad. Es más, un estudio de EEUU demuestra que las personas diabéticas tienen el doble de probabilidades de padecer depresión.
  • Al mismo tiempo, algunos síntomas de la depresión pueden deteriorar la salud física y mental en general, no sólo aumentando el riesgo de diabetes sino empeorando los síntomas de la misma. Por ejemplo, la fatiga, el sentimiento de inutilidad o la tristeza pueden llevar a la persona a ignorar las dietas especiales o las pautas de medicación necesarias para controlar la diabetes, lo que empeora los síntomas. Los estudios demostraron que las personas con diabetes y depresión presentan síntomas de diabetes más graves que las personas que sólo sufren de diabetes.
  • Es más, parece que se retroalimentan entre ellas ya que la depresión asociada a diabetes puede resultar más repetida en el tiempo, los episodios podrían durar más y el índice de recuperación a largo plazo ser mucho más bajo.

 

estabilidad emocional

¿Y cómo está el tema en nuestros niños?

Vamos a ponernos serios, ahora llega una buena retahíla científica.

Tenemos sentimientos encontrados si hablamos de lo que nos interesa, los niños y adolescentes. Por un lado varios estudios hablan de que estos colectivos presentan niveles bajos de depresión y ansiedad (sobretodo si los comparamos con los adultos), relacionándose esto a la vez con estilos de educación equilibrados. Dejadme que os haga una pregunta…¿somos nosotros, el entorno del niño/adolescente el verdadero influyente en temas psicológicos? Otro aspecto más donde la educación es fundamental. Si os interesa profundizar en este punto, os dejo un articulo pinchando aquí.

Por otro lado y dejando de lado la comparación con adultos, los jóvenes con diabetes poseen mayor riesgo de desarrollar trastornos psiquiátricos, especialmente depresión, ansiedad y trastornos de conducta, con una prevalencia (número de casos actualmente), hasta 3 veces superior que en no diabéticos. Estudios hablan de que un 42% de los menores diabéticos presentan algún tipo de trastorno. De todos estos, el más frecuente con diferencia es la depresión (el 14% de estos jóvenes estarán ligeramente deprimidos y el 8,6% moderada/severamente deprimidos).

En mi época me podría haber incluido en el grupo del 14%. Recordemos que no es estrictamente necesario emplear el termino completo de depresión, sigamos pensando en muchos casos en la «tristeza» de la que hablé antes.

En cuanto al estrés y la ansiedad, el 20% de los trastornos se corresponden a estos. Además se habla de una relación entre control metabólico deficiente y sintomatología de ansiedad. Esto contribuye a una menor adaptación personal, escolar, social o insatisfacción con el ambiente familiar.

Otras alteraciones menos frecuentes son: alteración de la autoimagen y autoestima y trastornos de la conducta alimentaria (en particular la conducta de restricción intencional de insulina, que genera hiperglucemia y pérdida de peso). Os dejo otro articulo del tema pinchando aquí.

 

Opinión personal: ¿Cómo me relaciono con la diabetes y mis emociones en el día a día?

Llegamos al kit de la cuestión. Antes de comenzar, dejadme que os comente un par de cosillas:

  • En primer lugar deciros que esta entrada estará dividida en dos partes. El motivo es muy sencillo: más allá de aspectos de posicionamiento web y otras teorías que no creo que merezca la pena comentar, no soy partidario de hacer post excesivamente largos. El tiempo y la atención son bienes muy preciados, y la linea entre lo agradable y lo pesado suele ser bastante fina.
  • En este final de post, voy a hablar de como me comporto e intento integrar positividad en mi relación con la diabetes. La siguiente parte (que intentaré hacer lo antes posible para que no perdáis el hilo), estará relacionada con la forma de mantener a raya la diabetes integrando positividad en mi vida y en mi día a día , con afán de reflexión y debate.

 

«Mis tácticas para convivir de forma positiva con la diabetes»

estabilidad emocional

 

Busca la parte positiva de tu «enemigo»

Se que es difícil. Voy a intentar explicarme de la siguiente forma: siempre me ha resultado curioso como en la ficción tendemos a crear una cierta simpatía por personajes de actitudes profundamente reprochables y detestables. Los ejemplos son amplios (Walter White de «Breaking Bad», Negan de «The Walking Dead» o el Joker, enemigo por antonomasia de Batman).

Vamos a coger esta premisa y pensar que la diabetes es un personaje horrendo de ficción. ¿Hay algo positivo en esto de tener diabetes?:

  • La diabetes nos confiere unas herramientas de las que carece una buena parte de la sociedad. Disponemos de un amplio conocimiento en alimentación, ejercicio y fisiología de nuestro cuerpo. Conocemos los caminos saludables que toda persona debería seguir en su día a día.
  • La diabetes nos obliga a llevar una vida saludable fuera de todos esos grandes estímulos que buscan mover a la gente a una vida de excesos: conocemos la importancia del ejercicio físico, siempre buscamos lo light y aborrecemos todo el mundo de los azucares, nos obligamos a llevar una dieta variada y muy centrada en alimentos como las legumbres, el pescado y las frutas y verduras; nos alejamos del alcohol y el tabaco o nos regimos por horarios.
  • Tendemos a mantener nuestro peso corporal estable en el tiempo.
  • Se intensifica nuestra fuerza de voluntad.
  • Nos volvemos duros como piedras. Solo nosotros sabemos como es esa sensación de falta de aliento y cansancio extremo que nos genera una hipoglucemia, o el efecto «gripazo» que produce en nuestro cuerpo una hiperglucemia por encima de los 300 mg/dl. Llega el día en el que incluso nos «acostumbramos» a algo que acojonaría a cualquiera.
  • Existe un gran futuro por delante. No solo por el tema de los avances, que por suerte; de aquí a unos años nos van a solucionar gran parte de la papeleta (¿será el fin de Don Sacarino?, espero que llegue pronto ese día). Pero hablemos de presente: con un buen control de la enfermedad, las complicaciones se ven muy muy lejos. Conozco gente que con 20 o 30 años de evolución de enfermedad, no tienen achaques de ningún tipo. Este punto es muy interesante para debatir en los comentarios. ¿Algún veterano que nos hable de su caso?
  • La diabetes activa lo mejor de la sociedad. Lo veo constantemente por las redes sociales, no me hace falta ir más allá…existe un gran colectivo y un gran numero de personas que de forma altruista ayuda a sus iguales. Da igual que tengas una página como yo, o simplemente des tu opinión en fotos, foros o publicaciones; la ayuda ya la estas proporcionando.
  • Y un último apunte muy personal. Antes de que me diagnosticaran la diabetes pesaba en torno a 93 kg y no me sentía bien conmigo mismo. Después del diagnostico me quede en 75 kg y llevo ya 10 años en los que mi peso corporal se mueve entre los 78-80 kg, me siento sano y feliz con mi cuerpo y conmigo mismo. Por otro lado tuve un fenómeno muy extraño; durante varios días mi miopía desapareció, fue genial el volver a ver sin gafas al horizonte (aunque a día de hoy son una de mis mejores aliadas y no me las quito ni para ir al baño).¿Suficiente?, por supuesto que no; pero recuérdate todo esto cuando estés de bajón, seguro que algo te anima.

Quien mucho abarca poco aprieta

Es una frase que aplico en numerosos campos de mi vida: amistades, trabajo…y por supuesto en la diabetes. Aunque sigo aprendiendo día a día de ella, las novedades que van surgiendo las voy recogiendo de golpe y sin mayor dificultad. Sin embargo, hasta hace unos años esto no era así.

Por ello os hablo sobre todo a vosotros familias de niños primerizos y diabéticos recién diagnosticados: no tengáis miedo a la diabetes, ni tengáis miedo a que al inicio todo cueste y vuestros controles no sean los deseados. En la mayor parte de los casos esta es la norma. Aprended día a día, poco a poco, quedaos con las ideas bien claras e id entrando paso a paso en los diferentes campos de esta, nuestra diabetes.

Os pongo un ejemplo, la alimentación: tomáoslo con calma, empezad a entender que alimentos afectan y no afectan a la glucemia y haced de las tablas de alimentación y las dosis casi fijas y horarias vuestras mejores aliadas. Ya tendréis tiempo (seguro que antes de lo que creéis), de empezar a pesar a diestro y siniestro, contar raciones, decidir las cantidades de insulina que necesitáis, de llevar horarios algo mas flexibles y como no, de daros caprichos de vez en cuando. A todo esto, tengo un par de artículos de alimentación muy interesantes (de momento). Te dejo uno pinchando aquí.

 

Habla abiertamente de lo que tienes en casa

Hay que ser valiente en esta vida. Somos lo que somos, y tarde o temprano estas conversaciones surgirán. Es fundamental que todo tu entorno conozca lo que tienes. No tengas miedo a represarias o habladurías. En esta vida lo más importante (a mi parecer), es rodearte de gente que te quiera como eres, y que te de la mano cuando la necesitas. ¿Y como la tendrás si no te abres a ellos? En más de una ocasión serán una ayuda clave, e incluso puede que les debas una muy grande (si queréis un ejemplo muy gráfico os dejo mi post sobre experiencias sobre el alcohol donde cuento un caso muy personal mio, lo tenéis pinchando aquí).

Somos en gran parte lo que nos rodea.

 

Crea un gran pilar de apoyo

Este es un tema que me parece a la par de interesante, muy bonito de hablar. Nos llena de orgullo y satisfacción contar con esa gran persona que vela a nuestro lado por nosotros. Que vive el día a día de nuestros bajones, nuestras buenas y malas épocas de convivencia con la diabetes, que se vuelve un experto y vive la enfermedad casi como si fuera suya. Madres, padres, abuelos, amigos, parejas…viva y viva por ellos. En mi caso tengo un grandísimo apoyo en la chica con la que comparto mi vida, una persona que me anima y apoya e incluso me prepara comidas contando las raciones de todo.  Algún día traeré un post sobre este gran tema, por todos esos que nos hacen ser mejores.

 

Se positivo con la diabetes, pero también con la vida que tienes

De esto hablare en mi siguiente post, que espero traeros en pocos días. Un post más apartado de la diabetes, totalmente personal y más relacionado con la forma en la que veo y entiendo el mundo.

 

Y con esto terminamos la entrada de hoy. Espero vuestra opinión sobre el tema ¿Os afecta la diabetes en vuestro día a día?, ¿qué opináis de estas ideas optimistas hacia la enfermedad?, ¿aplicáis alguna de ellas?, ¿tenéis algún truco infalible?

A por esos controles perfectos.

Don Sacarino

Entradas relacionadas

11 comentarios
  • Noemi
    Responder

    Hola, me encanta todo lo que escribes. Me das mucho ánimo e información clara y concisa que es lo que a veces nos suele faltar. Mi hijo de ahora 5 añitos debutó con 4. Ya estamos adaptados pero aún así tenemos mucho que aprender.
    En cuanto a las complicaciones de la diabetes, comentarte que mi madre es diabetica desde los 11 años. Lleva 50 años de diabetica y está como una rosa. Va al gimnasio, nunca ha tenido problemas de vista, ni riñones, ni en los pies, ni nada de nada. Y en su época mi abuela le miraba la glucemia con unas tiras para la orina… cosa que a mi me sorprende muchísimo porque prácticamente no había control alguno. Y ahí está, sana como una manzana. Así que si necesitas alguna información más adelante para tus entrevistas, me puedes escribir y yo con gusto le paso tus preguntas.
    Un saludo y mil gracias por tu ayuda. Ojalá muchas personas fueran como tú, que regalan conocimiento sin nada a cambio.

    • Don Sacarino
      Responder

      Muchísimas gracias por tus palabras Noemi.

      Eso es precisamente lo que busco, casos como el de tu madre…a veces no lo pensamos, pero lo que perdemos en salud por un lado, lo ganamos por otro con nuestros hábitos. Tiene que desaparecer esa idea de enfermedad que consume el alma poco a poco.

      Por otro lado agradezco que valores la forma en la que hablo. Creo que en esta vida hay que ir a la cara y sin tapujos, y que el conocimiento es oro.

      Me alegra tenerte por aquí. Mucho animo a ti y a tu hijo. Y cualquier cosa, ya sabes donde buscarme (;

  • Angela
    Responder

    hola! Acabo de descubrir tu blog y ya lo tengo en favoritos! Gracias por tu generosidad al haber creado este blog porque es muy importante que diabéticos y además sanitarios prestéis esta ayuda y esta experiencia vuestra.
    soy mama e hija de dibéticos. Mi padre debútó con 20 y murió 73 (con menos suerte que la mama de Noemi. Terminó amputado de las dos piernas y haciendo dialisis los 3 últimos años de vida. Con ceguera los últimos meses y demencia asociada a la diabetes… pero es que mi padre además se quedó parapléjico de un accidente a los 45 así que tenía otra patología muy grave que no ayudaba nada!)
    MI hijo debutó con 5 y tiene 9 ahora. Cogimos el toro por los cuernos desde el primer día… no nos queda otra. Asi que con esperanza en que cada vez haya mejores condiciones, insulinas, por qué no un pancreas biónico, conocimiento más profundo de la enfermedad… vivimos el día a día sin limitaciones, con alegría y como una familia «normal». Seguiré por aquí sirviendome de tu ayuda y tu saber para poder ayudar a mi peque. gracias.

    • Don Sacarino
      Responder

      Es una alegría tenerte por aqui. Bienvenida (:

      Pronto caerán temas interesantes como las de temática escuela, que de seguro te serán útiles para la peque. No obstante ya sabes, cualquier tema tiene su pequeña utilidad para ella tanto para su presente como su futuro.

      Es lo mas importante. Una vida normal…la diabetes no nos debe limitar, nos debe hacer mas fuertes.

      Un fuerte abrazo y gracias por comulgarte por aquí!!! 😀

  • Angela
    Responder

    Gracias Adrián.
    Por suerte el tema escuela lo tengo fácil. Vivimos en el extranjero y mi hijo estudia en un Instituto Español que como va desde infantil hasta bachillerato tiene enfermera todo el día. La enfermera, también española, es un ángel para él y otra niña que son los diabéticos que hay ahora mismo en el centro.
    De todas formas cuando me intereso por los protocolos que se deben seguir en el colegio y cuando veo cosas interesantes se las paso también a ella.
    Saludos.

    • Don Sacarino
      Responder

      Me alegro que así sea, cuentas con un gran apoyo que por desgracia aquí no hay.

      Espero que te sea util tanto para ti como para la escuela lo que escribo.

      Un saludo!!!

  • Cinthia
    Responder

    No sabes lo mucho que me ayuda el leerte y entender que es normal todo lo que me pasa. Diagnosticada hace un año aun me estoy conociendo con esta nueva condicion, y celebro que haya llegado a los 42 años y no de niña. Desde la Patagonia Argentina se hace muy dificil conseguir muchos de los productos que recomiendas, pero me pondre en campañia para conseguir similares. Por lo pronto ya casi todo es integral. Sigo ajustando la dosis de insulina puesto que estoy bastante fluctuante sobre todo al atardecer. Esto hace que tenga tanto temor y me sienta tan sola a la hora de querer comenzar con una rutina de ejercicios. Tengo puesto el sensor de medicion que me ha fcilitado muchisimo todo (muy recomendable), y no descarto la bomba de insulina. Tienes algo para decir de esta ultima?
    Gracias por estar!

    • Don Sacarino
      Responder

      Hola Cinthia, ante todo gracias por las palabras.

      Que decirte de la bomba de insulina…es un auténtico lujo, entre otras cosas va muy bien para tema ejercicio. Tengo una entrada en la web donde hablo de ella. Y a darle caña al ejercicio, no le tengas miedo y poco a poco. Empieza light y vas subiendo, al principio todo es prueba, prueba y prueba; pero ya verás como pronto le pillas el truco.

      Un saludo desde Oviedo!!

  • Silvia
    Responder

    Hola, acabo de descubrirte y me has alegrado el día. Mil gracias. Desde hoy, fiel seguidora tuya.
    Mil gracias!!
    Silvia

    • Don Sacarino
      Responder

      Pues que decirte 😀 tendras buen gusto (;

      Bienvenida y gracias Silvia!!!!

  • FISANA
    Responder

    Tenemos que buscar nuestros momentos en el día para huir del estrés que nos rodea.

Deja un comentario

Escribe lo que deseas buscar y pulsa intro