Amilina: La otra hormona que secretan las células β del páncreas.

 en Teorizando con Sacarino

Amilina. Seguramente no has oído hablar de ella en tu vida. No me extraña, yo la descubrí hace poco.

Sin embargo, no está de más hablar de ella. Sobretodo cuando es una hormona que comparte «espacio y origen» con la insulina en las famosas células β del páncreas.

Esto quiere decir que las personas con DM1 no solo están huérfanas de insulina sino de amilina. Y que además es una de las vías más relevantes de la fisiopatología de cualquier DM2 que se precie.

Vamos con una nueva masterclass de evidencia. Canción y al lío.

 

 

¿Qué **** es la Amilina?

En esa región tan pero que tan necesitada de un reinicio, en esas células β; la insulina es secretada para hacer lo que todos sabemos que hace. Pero no lo hace sola: en una proporción aproximada de 1:100 (donde 100 es la insulina), se secreta una hormona peptídica llamada la Amilina.

La amilina es un péptido constituido por una «reunión» de 37 aminoácidos que es sintetizada y co-secretada junto con la insulina cuando aparecen los llamados estímulos secretagogos, que entre nosotros; serían aquellos momentos donde hay sustancia rica, comidita con la que trabajar.

Es curioso que se mencione tan poco, aunque tiene su sentido: se ha descubierto hace apenas tres décadas. El descubrimiento va de la mano con algo que veremos más tarde: se llevan décadas observando depósitos de lo que se ha denominado «Polipéptido Amiloide de los Islotes o IAPP» en exámenes postmorten de pacientes con DM2 e incluso de pacientes completamente sanos con una cierta edad. Durante años se pensó que la composición de estos islotes era algo totalmente patológico hasta que se consiguió identificar a la amilina.

amilina

Tras analizarla un tiempo, se observó que realmente ejercía importantes funciones fisiológicas de vital importancia; por lo que se cambió el nombre de este IAPP y se comenzó a estudiar por que algo naturalmente secretado por el cuerpo como es la Aminila, podría cruzar el cable dando lugar a problemas tan gordos como la apoptosis o muerte celular (lo vemos después).

Así que si, podemos decir que la amilina y la insulina son gemelas: ambas van co-localizadas, co-empaquetadas y co-secretadas siempre en la misma proporción. Eso si, este equilibrio se puede romper…pero no adelantemos acontecimientos.

LOS TWINS DE LAS CÉLULAS BETA Clic para tuitear

 

¿Qué nos estamos perdiendo los DM1 sin la Amilina?

Los estudios han demostrado que los niveles de Amilina en gente con DM1 son prácticamente irrisorios. Y si, desde hace unos años también se piensa que podría producirse en pequeñas cantidades en el cerebro…sin embargo los estudios aún son escasos y el campo exclusivo de roedores.

Dicho esto y sin afán de deprimirnos fuertemente, vamos a ver dos puntos fundamentales donde influye la Amilina. Puede que esto te ayude a comprender por que la diabetes es tan complicada en ciertos aspectos:

Control de la saciedad

¿Te suena la leptina? Pues digamos que la Amilina hace en la práctica algo muy parecido: «controlar la ingesta calórica» jugando con la saciedad para promover un balance energético negativo. Estos efectos están mediados por acción directa en el sistema nervioso central, una acción bastante homogenea en cuanto a puntos de influencia cerebrales (que ni locos vamos a mencionar).

Y volviendo al tema de la leptina y aunque es un campo todavía con estudio por delante, podría ser que la Amilina potencie los efectos de esta hormona adiposa «quemagrasas». Al menos esto se ha observado en experimentos donde se combinó ambas hormonas.

amilina

El policía de la glucosa

Al anteriormente mencionado control de la saciedad, se suma un punto que te va a volar la cabeza. Básicamente la amilina controla los puñeteros picos que tanto odiamos después de las comidas, ese nivel extra de estar en rango entre el pre y el postcomida que solo unos pocos mortales son capaces de conseguir.

Si la insulina controla la entrada de glucosa a las células musculares y otros tejidos, la amilina regula la rapidez con la cual la glucosa alcanza la circulación sanguínea. 

Esto lo consigue por dos vías fundamentalmente:

  • Disminuyendo el vaciado gástrico e inhibiendo la secreción de enzimas digestivas. De esta manera, a más cantidad de «glucosa» retenemos previo a su entrada intestinal, más reducimos la disponibilidad de glucosa para su transporte a la sangre. Como ves parece que hace de policía de la glucosa, según la glucemia presente se encarga de acelerar el vaciamiento o retenerlo para que la glucemia plasmática cuadre en todo momento.
  • Disminuyendo la producción de glucagón. De esta forma reduce el paso de glucosa a la sangre buscando el mismo objetivo del punto anterior.

Dentro de este punto es importante hacer un parentesis y hablar de la versión sintética de la amilina: la PRAMLINTIDA. Esta no es más que un derivado sintético que se administra de manera subcutánea antes de las comidas para generar una mejor respuesta postpandrial tanto en DM1 como DM2 (aunque se usa infinitamente más en estos últimos).

Es importante comentar que los beneficios estudiados aunque presentes, no compensan ciertos problemas: parece que se ha visto que la misma facilita enormemente el riesgo de una «pájara hipoglucémica» de gran importancia (especialmente en los tipo 1). Esto es totalmente entendible, al final el uso de pramlintida seguramente requiera de un reajuste de los tiempos de espera de la insulina. Además se puede bloquear durante dos o tres horas el paso de ciertos medicamentos (por esa retención gástrica), así que tenlo en cuenta si te han planteado la idea de comenzar con el.

EL POLICÍA QUE CONTROLA LOS TIEMPOS DE LA INSULINA Clic para tuitear

 

El arma de doble filo que esconde la Amilina.

Decir que este tema no nos influye tanto a los DM1 ya que nuestros niveles de Amilina son prácticamente anecdóticos. Sin embargo, en el caso de la DM2, la película cambia:

Como bien sabes, en la DM2 se produce un aumento de la resistencia a la insulina con un hiperinsulinismo marcado. Recordemos que la Amilina se secreta junto a la insulina, por lo que el aumento de la insulina implica un aumento de la amilina; hasta el punto de que dicha relación de secreciones (1:100), se puede llegar a romper.

La amilina puede resultar tóxica y uno de los motivos no solo de la aparición de la DM2 sino de su relación con el Alzheimer. ¿Pero cómo es esto posible?

Pues bien, esto se debe a que tanto el Alzheimer como la DM2 comparten marcadores patógenos comunes que incluyen inflamación, estrés oxidativo, disfunción metabólica y acumulación de proteínas amiloidogénicas, incluida la beta amiloide (Aβ) y el polipéptido amiloide de los islotes pancreáticos (IAPP o amilina). ¿Sorpresa?

El exceso de secreción de insulina favorece la agregación de la misma en forma de placas o «ínsulas» que poco a poco van fastidiando a los islotes pancreáticos. En exámenes postmorten de pacientes con DM2 mal controlada se han visto como ocupaban y parcheaban gran parte del dominio de las células beta.

Y es también importante reseñar que el consumo de antidiabéticos orales empeora las cosas. En concreto, las sulfonilureas y meglitinidas, segunda línea de tratamiento con ADOs por detrás de la mítica metformina. Estas estimulan la secreción de insulina y por ende el de la amilina favoreciendo aun más la degeneración y aparición de estas placas. Como siempre digo, dieta y ejercicio señores…los ADOs hay que usarlos lo justo y necesario. Cada paciente con ADOs que tengamos es una derrota para nosotros.

Y aunque  Aβ es el componente principal de las placas seniles del cerebro y se forma exclusivamente en el mismo, la presencia de la amilina en forma de IAPP también está presente. Ambas se gustan y se combinan dando lugar a una gran capacidad de expansión y daño por el cerebro humano (se ha observado que el daño en combo es tres veces mayor que con los dos elementos por separado). Es más, aunque no sea la principal; puede que esta IAPP sea la que llame y actúe de semilla para que después el Aβ termine de joder el asunto. Si quieres leer más, pincha por aquí.

AMILINA: ¿ARMA DE DOBLE FILO? Clic para tuitear

 

¿Quién soy? | Don SacarinoY con esto terminamos el apasionante tema de hoy. Casi una clase de fisiología, nunca pensé que hablaría de algo tan tan vinculado con la insulina. Pero siempre se aprende, estos días aprendí yo y hoy te ha tocado el turno a ti. Espero que hayas disfrutado la lectura.

Puede que te interese la nutrición y el tener un conocimiento más amplio sobre tu salud. Para eso está mi reciente canal de Youtube. Además estos temas de edulcorantes los traslado a un formato más ameno y  rápido. Pásate a unirte pinchando aquí, subo vídeos todas las semanas.

Como de costumbre, te recuerdo que te puedes suscribir a mi newsletter para no perderte ni una de mis entradas (gratis y con dos regalos). Te lo dejo pinchando aquí.

A por esos controles perfectos.

Entradas relacionadas

8 comentarios
  • Yolanda
    Responder

    Hola, tengo dm1, llevo bomba de insulina y sensor y además hace poco metformina y dapagliflozina, he deducido un 30 % la basal y además tengo q tener especial cuidado con la cetosis. No sabía q la medicación para dm2 se daba para los de tipo 1.

    • Don Sacarino
      Responder

      No es lo común pero en ocasiones y según el endocrino se puede combinar la insulina con los ADOs!!

      • Andrea
        Responder

        Insulina sí, pero por qué ADOs en dmt1? No lo sabía

  • Patty
    Responder

    Gracias!! Yo tengo RI y sobrepeso .. tomo dianben desde años( metformina a tope).. pero
    M cuesta bajar y quitarme dulce del
    Todo
    Tomo stevia y erititrol
    Gracias d verdad
    Algún consejo crack!! Gracias

  • Garoa
    Responder

    Interesesantiiisimo y que bien explicado!! Da gusto leerte y sobre todo, cuánto aprendemos!! Me ha encantado!!!

  • Antonio Gonzalez
    Responder

    me has salvado la presentación de mañana jajajaa eres una maquina

Deja un comentario

Escribe lo que deseas buscar y pulsa intro