Glucotoxicidad: Cuando la insulina no encuentra camino.

 en Teorizando con Sacarino

La glucotoxicidad es un tema que siempre suena a chino. Un concepto que a pesar de que no es nuevo, es poco introducido a la hora de hablar de nuestra amiga la dulce. ¿Quizás un tema extra? ¿un segundón que no merece la pena mencionar? ¿algo demasiado teórico o sanitario para ser contado?

Mentira cochina, narices. Hoy te traigo una entrada cortita (que agradecerás dada mi tendencia a hacer entradas de más de 3000 palabras), donde te voy a contar que es la glucotoxicidad y que se sabe a día de hoy.

Canción y al lío.

 

¿Qué es eso de Glucotoxicidad?

Pues vamos primero con la definición teórica:

Mecanismo por el cual la hiperglucemia per se, puede dañar la función de la célula beta (β ) del páncreas, empeorando su capacidad secretora, así como alterar la utilización periférica de la glucosa, favoreciendo la insulinorresistencia.

Quiero comentarte que este es un tema muy vinculado a la diabetes tipo 2 (DM2), y al proceso que acaba llevando a una persona sana por el camino de la pastillita. Es más, la mayor parte de la bibliografía asociada se relaciona con este colectivo (muy diferente de la nuestra, la autoinmune). Pero tranqui, ataremos cabos. A esta glucotoxicidad se le añade una lipotoxicidad asociada.

Glucotoxicidad y lipotoxicidad vienen a decir lo mismo: un daño por exceso, una toxicidad extrema.

Y en la DM2, es uno de los mecanismos que explican su aparición. Supongo que sabrás que es la relacionada con el exceso de peso y malamente definida en la calle como «la de la pastillita del azúcar». Viene bien explicar este tema para poder entender y expandir (en parte), a la tipo 1.

 

La lipotoxicidad va de la mano con la glucotoxicidad.

Para entender este tinglado hay que empezar por el principio. Hay que remontarse a cuando esa persona cogía kilos y kilos de más.

 

LIPOTOXICIDAD

La grasa se acumula en forma de adipocitos, muy muy pequeños. De inicio comienzan a convivir unos con otros y a crecer en familia, diferentes familias…pero llega un momento en el que no pueden más. Digamos que llega un punto en el que están totalmente hacinados y comienzan a llamar al cerebro para que haga nuevas comunas. En este punto, estas «familias» se han hipertrofiado y comienza a aparecer la famosa lipotoxicidad.

Se termina el espacio. Así que toca emigrar al torrente sanguineo. En modo estampida y previo aviso al cerebro por medio de la hormona leptina. Al final, cada adipocito sobrante acaba cayendo donde buenamente puede (musculo, higado, corazón…), y si, también en las pobres células β . Aquí comienza no solo la resistencia a la insulina, sino que se cree que hay un proceso de destrucción lento y programado de dichas células (apoptisis). Esto ocurre por que la célula pancreática tiene una capacidad ínfima para retener adipocitos. Además, muchos de estos lípidos parten de una mala fama y tienen efectos tóxicos hacia las células β (como las ceramidas o los diacilgliceroles). Al final entre unas y otras, la pobre celula se vuelve tarumba y se quita de en medio (apoptisis).

La lipotoxicidad como causa de DM2 Clic para tuitear

Asi que tenemos que un exceso de grasa favorece un aumento de la resistencia a la insulina por tres vías que van apareciendo progresivamente:

  • Dificultad de la insulina para trabajar en tejidos donde se han acumulado los adipocitos (como el musculo).
  • Dificultad de las celulas pancreativas para secretar la insulina dado que estan colapsadas por los adipocitos.
  • Lenta destrucción de estas células (?).

 

GLUCOTOXICIDAD

El exceso de glucosa en el organismo es compensado con una subida progresiva de los niveles de insulina. Al final, tal exceso es dificil de ser compensado…no se da a basto. Esto se traduce en aumento de las resistencias y glucotoxicidad. Además, la hiperglucemia se relaciona con la formación de radicales libres muy oxidativos y tóxicos.

Como ves, ambos elementos van de la mano y van a ser causa efecto de una tipo 2. Ahora bien, estos mismos conceptos los podemos asumir y asociar a la diabetes tipo 1. 

 

Vamos a pasar estos conceptos a la DM1.

Vale, todo muy bonito. ¿Pero como trasladamos estos conceptos a una tipo 1? Voy a intentar explicarlo lo mejor que pueda y de paso voy a añadir algún que otro tema del mundo de la hiperglucemia que te podría ser interesante.

 

LA GLUCOTOXICIDAD Y LA LIPOTOXICIDAD VIVEN EN LA DM1.

Aunque anteriormente he explicado ambos conceptos relacionandolos con la aparicion de una DM2, es evidente que tambien están presentes en la DM1.

La hiperglucemia es tóxica a más no poder para el organismo (no te voy a contar el florido mundo de las complicaciones de la diabetes por que no procede). Como ya dije antes, en buena parte está explicado por la formación de radicales libres de oxígeno y nitrógeno.

En cuanto a la lipotoxicidad, esta no afectaría a las células beta por que simplemente las tenemos KO, sin embargo; generará resistencia a la insulina y toxicidad ya que seguirá acumulandose en otras regiones (musculo, higado…).

Por tanto, no solo evitar la hiperglucemia te va a hacer bien. Es fundamental buscar también el normopeso.

 

GlucotoxicidadGLUCOTOXICIDAD Y RESISTENCIA A LA INSULINA.

Estudios de hace tiempo, demostraron que el mantenimiento de una hiperglucemia por periodos mayores a 24h; favorecían la resistencia insulínica posterior (en DM1, hasta un 20% más de resistencia). Esta resistencia se puede añadir a la propia resistencia que pueda tener una persona por unos posibles kilos de más…imagínate a que punto llegaría la cosa.

Ejemplos de esta situacion se me ocurren muchos. Por ejemplo, aquellas personas que por miedo a la hipoglucemia tienden a buscar un rango de mantenimiento cercano a la hiperglucemia, tenderán a tener una resistencia a la insulina mucho mayor. Lo mismo se explica cuando estamos en períodos complicados (como cuando nos pilla un fiebrón).

 

 

La suerte que tenemos frente a la DM2, es que cuando solucionamos y volvemos a un estado de normoglucemia mantenida; esta resistencia desaparece.

En cuanto a como se produce esta relación hiperglucemia vs resistencia «transitoria»; se juntan tres factores:

  1. Disminuye la producción y la actividad del transportador GLUT4. Este está en el músculo y ayuda a meter la glucosa en esta región.
  2. Aumento de la via glucosamina. Esta vía se encarga de tratar una pequeña parte de la glucosa del organismo (en torno a un 2-3%). Sin embargo, no es de las mejores vías ya que se relaciona con un descenso del GLUT4 y el GLUT2 (celula beta). Ante hiperglucemia, se necesita más que nunca esta vía…una vía que favorece la toxicidad y la resistencia.
  3. Aumento de la glicosilación. La glicosilacion es el proceso por el que la glucosa se une a las proteinas. Ante ambientes de hiperglucemia, esta union se hace presente alterando la funcion de aquellas proteinas que se encargan del transporte de glucosa.

 

GlucotoxicidadLA FALTA DE ALIADOS.

Carecemos de células β . No se hasta que punto me tiro un farol, pero si se sabe que las estas amigas se adaptan mediante cambios génicos para combatir adecuadamente el exceso de glucosa en una persona sin DM1 (favoreciendo la elevada oxidación de la misma y el aumento del glucógeno y los intermediarios del Ciclo de Krebs). Al carecer de las mismas, vamos con insulina a pelo contra la hiperglucemia…sin ese aliado extra que facilitaría la corrección de la glucemia «dentro de tiempo».

Así mismo, nuestra capacidad de reacción ante una hiperglucemia es mucho menor. La propia célula β va calculando todo sobre la marcha, es muy lista y tiene numerosos datos que obtiene de su medio. Sabe cuando meter el turbo y cuando parar.

 

En cambio, nosotros tenemos que funcionar con una cierta prudencia y manteniendo unos márgenes de tiempo entre dosis de insulina. Esto puede hacer que la corrección de esa puñetera hiperglucemia se eternice en el tiempo.

La célula beta hace más de lo que crees Clic para tuitear

 

GlucotoxicidadVALORA LA CAUSA DE LA HIPERGLUCEMIA.

Muchas veces es clave saber que ha producido el problema. Para explicar este punto te pongo dos ejemplos:

  • Obstrucción del catéter de una bomba de insulina mientras duermes.
  • Fiebrón a causa de una gripe.

Ambos supuestos van a generar una hiperglucemia, pero la forma de actuar será distinta:

  • En el caso de la obstrucción del catéter (valdría también el supuesto de olvidarse de poner la insulina lenta de la noche), la corrección según cifra de glucemia no sería suficiente. Ten en cuenta que estas a 0 de insulina, y que esa insulina lenta o basal que te vas a poner va a tardar en arrancar a trabajar. Por tanto (y que conste que es mi apreciación personal), aparte de la corrección pertinente; yo añado un pequeño plus extra para paliar al menos las dos horas extra antes de que vuelva la cosa a buen puerto. No te olvides de los cuerpos cetónicos. Una vez alcancemos la normoglucemia, nos relajamos.
  • En el caso del fiebrón, no estamos ante un sprint (como el caso anterior), sino ante una maratón. Esto quiere decir que durante el proceso «x» que está produciendo esa fiebre, no es tanto el corregir; sino el saber que las necesidades estarán aumentadas en el tiempo. Por ello, si no hacemos una buena modificación de la basal; estaremos corrigiendo 24/7.

 

UN ÚLTIMO PUNTO QUE TE VA A RESULTAR MUY ÚTIL…

Parece mentira, todos los años que llevo con la dulce a rastras y me entero de esto ahora. Consultando guías, he descubierto un tema muy interesante: ¿te acuerdas que te dije antes que cada hiperglucemia es un mundo? Pues vamos a ampliar con el tema cuerpos cetónicos.

Imagínate el supuesto de pasar la noche sin insulina basal. Te miras los cuerpos cetónicos y dan positivos. Pues igual no sabías que aparte de corregirte, deberías de poner un plus extra por la propia cetosis. La pauta de actuación es la siguiente:

Si miramos CETONURIA

Cetonuria (-): no plus.
Cetonuria ( + ): plus de 2 unidades.
Peligro. Cetonuria ( ++): plus de 3 unidades.
Peligro. Cetonuria ( +++): plus de 4 unidades (te recomendaría que fueras al hospital).

Justo no sale el equivalente a CETONEMIA, pero podría ser el siguiente:

Cetonemia entre 0 y 0,5: no plus.
Con cetonemia entre 0,6 y 1,4: plus entre 1 y 2 unidades.
Peligro. Cetonemia entre 1,5 y 3: plus entre 2 y 3 unidades.
Peligro. Cetonemia mayor de 3: plus por encima de las 3 unidades (te recomendaría que fueras al hospital).

Esto quizás te pueda ayudar en esos momentos donde la insulina parece agua.  No te olvides de medidas generales como controles más frecuentes y aumento de la la ingesta hídrica.

Remember: A más hiperglucemia, más resistencia a la insulina (glucotoxicidad).

Otro tema de educación en diabetes para la saca Clic para tuitear

¿Quién soy? | Don SacarinoY con esto pongo punto y final a la entrada de hoy. Espero que te haya sido útil y que el próximo subidón te pille más preparado. Que por cierto, si tomas alguna medida o quieres aportar algún dato adicional soy todo oídos.

Como de costumbre, te recuerdo que te puedes suscribir a mi newsletter para no perderte ni una de mis entradas (gratis y con regalo incluido). Te lo dejo pinchando aquí.

Sin más dilación, te deseo un buen final de semana. No te olvides de compartir con quien le pueda ser útil.

 

A por esos controles perfectos.

Entradas relacionadas

Comentarios
  • Mónica
    Responder

    Super útil como siempre😄. Gracias

Deja un comentario

Escribe lo que deseas buscar y pulsa intro

ayuno intermitente y diabetes