Curando el pie diabetico en casa

 en Teorizando con Sacarino

Hoy os traigo algo completamente diferente, algo que me concierne mucho por mi profesión. Vamos a hablar del pie diabético y de las úlceras venosas que tanto miedo nos dan.

Pero no te lo tomes al pie de la letra, esto no es una advertencia; es un título informativo. Todos sabemos que con un buen control y aunque empecemos de pequeñitos con esta nuestra diabetes, la aparición de esta entidad se verá muy de lejos (te hablo de cuando seamos bien bien viejos…si es que la llegamos a ver).

Pero nunca es malo saber de todo en esta vida. Ya sea un familiar, un amigo, o incluso tu vecino…puede que un día podamos echarle un cable.

¿Qué es el pie diabético?

El pie diabético engloba un conjunto de síndromes en los que la presencia de neuropatía (complicación microvascular que produce pérdida de sensibilidad en el pie, favoreciendo deformidades, una presión anormal, heridas y úlceras), isquemia (enfermedad vascular periferica) e infección producen lesiones tisulares o úlceras debido a pequeños traumatismos.

 

Hoy os voy a contar la experiencia (enfermera) que tuve con mi tío.

Os traigo un caso real, un caso que me afectó al ser un familiar mío. Durante casi un año estuve curando las úlceras arteriales de mi tío…y la verdad que aprendí mucho sobre el proceso.

pie diabetico

Si hay algo de lo que me siento orgulloso es de haber conseguido cerrar los “furacos” que tenía mi tío en el pie. Venía ya de meses de evolución donde no iba ni para adelante ni para atras. Así que llegó el día en que decidí que sería yo el que curara las úlceras a mi tío y no el centro de salud. Fue un proceso muy lento…pero después de un año de lucha conseguimos el objetivo (no llegué a cerrarlas del todo pero se las dejé muy pequeñas, a punta de caramelo)

Cuando curé por primera vez a mi tío, tenía los dos pies afectados. Te voy a hablar del más grave:

Pie derecho, úlcera arterial (calculo que grado 3). No tengo una foto de aquella época (ni creo que sea muy educativo enseñarla…por desgracia hay muchas en google imagenes); pero este dibujo es muy ilustrativo: el doble de grande que la foto, con lecho blanquecino (abundante esfacelo), muy exudativa y en el talón (una zona muy mala de curar ya que está en apoyo continuo).

Mi tío tenía un control horrible de la diabetes (tipo 2), hasta que unos meses antes de empezar a curarlo, sufrió de vértigo y del susto empezó a llevarla a rajatabla. Lo primero que te tengo que decir es que sin un buen control, las úlceras no curan (o curan infinitamente más lentas).

A parte de un mal control, tenemos que sumar una obesidad mórbida, una enfermedad de Charcot bilateral, extremidades dos veces intervenidas, un dedo meñique amputado, numerosas infecciones…el pie diabético de mi tío por desgracia tiene poca solución…pero al menos quería dejarlo sin úlceras.

 

Vamos a pasar un poco de la teoria…

Entre comillas. Quiero que esta entrada sea más personal (de mi proceso y de mi experiencia personal). Eso no quita que las pautas que te voy a dar sean las que se tienen que aplicar en cada caso. Digamos que te voy a dar nivel facil y normal. El avanzado, los pequeños matices…es mejor que los concretes con tu enfermera/médica del centro de salud.

No obstante voy a dejarte un par de artículos sobre la cura de úlceras de pie diabetico. Una te la dejo por pinchando aquí, y la otra pinchando acá.

 

Vamos al kit del asunto (conjunto de recomendaciones para que todo vaya sobre ruedas)

pie diabetico

 

pie diabetico

 

Y terminamos con las fases que recomiendo seguir

Primera fase: Lavado con agua y jabón. No necesitas de inicio nada más. Un bol con agua templada, jabón pH neutro y unas gasas estériles. Gasta todas las que necesites. Empieza por lavar bien todo el pie obviando la zona de lesión y sus bordes. Después pasa a los bordes y ya al lecho de la herida (este último limpiando con la gasa y arrastrando con suavidad del centro hacia afuera). Utiliza diferentes gasas para cada parte. Aclara y seca concienzudamente.

Segunda fase: Hidrata el pie. Cuidar con tanto esmero la parte sana como la dañada. Te recomiendo embadurnar bien el pie con AGH (ácidos grasos hiperoxigenados), son una maravilla. Para las durezas, vaselina. Y si no tienes AGH, te sirve una buena crema hidratante.

Tercera fase: Cura de los bordes de la herida. Esto ya depende de lo que te diga la enfermera…en el caso de mi tío utilizaba betadine liquido en los bordes (es lo más usado).

Cuarta fase: Cura del lecho de la herida. Esta fase también depende del estado de la ulcera…si hay que desbridar Iruxol, si hay infección Aquacel plata, si es muy exudativa Aquacel

Quinta fase: Buen almohadillado. Cubrir la herida con abundantes gasas estériles, después compresas y ya un vendaje suave pero que sujete adecuadamente. Termina la faena con un calcetín de Elaxtofix.

 

Espero que nunca tengáis que recurrir a esta entrada…pero al menos si se da el caso y quereis ser partícipes del cuidado de los pies de esa persona a la que quereis tanto, nadie os lo podrá rebatir.

Espero vuestros comentarios por las redes. Y no te olvides de compartir con quien le pueda interesar.

A por esos controles perfectos.

 

Don Sacarino

Entradas relacionadas

4 comentarios
  • Mirela
    Responder

    Enhorabuena compañero de profesión

  • Ana
    Responder

    Muy bueno, felicitaciones.

    • Don Sacarino
      Responder

      Muchas gracias 😀

      Me alegro que te haya gustado, el proceso de cura y de elaboración de la entrada lleva mucho amor.

      Un abrazo!!

Deja un comentario

Escribe lo que deseas buscar y pulsa intro